Hoy es un día emblemático en Nicaragua: se rememora que el 19 de julio de 1979 los guerrilleros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) entraron en Managua y que el dictador Anastasio Somoza Debayle y sus allegados huyeron a Miami. En esta fecha se derrumbó una dictadura familiar y patrimonial que había controlado el país durante casi 42 años.

Hace unos meses parecía que la historia dictatorial del país centroamericano había quedado en el pasado, no obstante, las represiones contra ciudadanos, en especial menores de edad, recuerdan ese periodo autoritario.

La última regresión con tintes dictatoriales comenzó en abril cuando la ciudadanía realizó protestas para demostrar su inconformidad ante las reformas al Sistema de Seguridad Social. Esas primeras manifestaciones fueron reprimidas de forma violenta por el gobierno del actual presidente Daniel Ortega y grupos de choque. Le siguieron actos políticos de la ciudadanía para exigir justicia y la destitución del mandatario.

La violencia del Estado y paramilitares ha provocado la muerte de 350 personas, entre ellos 27 menores de edad, de acuerdo con organizaciones no gubernamentales.

En este contexto de violencia y protestas sociales, los niños y adolescentes son especialmente perjudicados porque hasta ahora el gobierno no ha respetado los marcos legales internacionales que fueron creados para proteger los derechos de los menores de edad. Ante este panorama, los más jóvenes corren el mismo riesgo que los adultos.

La constitución nicaragüense y ningún acuerdo internacional fueron respetados cuando el 23 de junio del presente año Teyler Leonardo Lorío Navarrete, de 14 meses de edad, fue asesinado de un disparo en la cabeza. El niño perdió la vida en un ataque de paramilitares y policías registrado en las calles de la ciudad de Managua, según confirmaron sus familiares.

50

por ciento de los menores aseinados recibieron balazos en el tórax

Días antes, el 16 de junio, Matías y Daryeli Velázquez Raudez, unos hermanos de 5 meses y 2 años de edad respectivamente, murieron calcinados cuando paramilitares incendiaron la casa donde vivían en Managua.

También se pierden vidas de adolescentes en el contexto de las represiones. El 30 de mayo, Orlando Daniel Aguirre Córdoba, estudiante de sexto grado de primaria, murió de un disparo en el tórax en la marcha de las Madres de Abril, la primera y última manifestación en la que participó.

La Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia (Codeni) lleva el registro de los niños que han muerto durante represiones.

Esta red de organismos publica en su página las fotografías de los niños y adolescentes y la forma en que fueron asesinados. Con este esfuerzo de la Federación se logra que no se olvide que policías y paramilitares arrebataron la vida a menores de edad.

43

menores han perdido a sus padres

De acuerdo a los datos que recabó Codeni del 19 de abril al 18 de julio, 27 menores de edad fueron asesinados durante las represiones, cinco tenían menos de 12 años años de edad y el resto eran adolescentes. Además, 24 eran hombres y 3 mujeres.

9

adolescentes detenidos

La Federación también registró la causa de las muertes. La mayoría de las víctimas presentaban impactos de bala en la cabeza, cuello, pecho o abdomen, lo que demuestra que fueron ejecutados. El 56 por ciento recibió balazos en el tórax y 20 por ciento en la cabeza.

Además, los menores de edad sufren otros tipos de violencias. Codeni tiene datos de 43 niños y adolescentes que perdieron a sus padres en las represiones, 9 adolescentes fueron detenidos y 4 judicializados. También hay 4 niños desaparecidos debido a la crisis política.

4

adolescentes procesados

Por otra parte, las niñas son afectadas por situaciones de abuso y violencia sexual, en especial después de ser detenidas, de acuerdo a los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En conferencia de prensa, Adilia Amaya, integrante del consejo de coordinación de Codeni, asegura que menores de edad sufrieron agresiones sexuales en el contexto de las represiones, pero que no hay datos oficiales sobre estos delitos para proteger a las víctimas.

4

niños y niñas desaparecidos

“Hay agresiones sexuales, pero las niñas y adolescentes que han sido agredidas tienen mucho miedo de hacer denuncias y estas denuncias no han sido registradas por vías oficiales para que las menores puedan ejercer su derecho a la justicia porque también han sido amenazadas”, describe Amaya.

Adicionalmente, la CIDH fue informada por organizaciones no gubernamentales sobre el reclutamiento de adolescentes para actuar en las represiones. Estos jóvenes participaban en un programa de reinserción de pandillas implementado por la Policía Nacional.

Ante estas violaciones de las garantías fundamentales, Codeni denuncia y expresa la preocupación que tiene sobre la deterioración de los marcos normativos de protección a los derechos de los niños.

“La actuación del estado ha afectado de manera indiscriminada a toda la población y evidentemente también a la niñez y a la adolescencia… Estamos frente a una situación de violación a los marcos internacionales porque se está poniendo en peligro y vulneración a los menores de edad nicaragüenses”, afirma Jorge Mendoza, integrante del consejo de coordinación de Codeni.

Nicaragua está suscrita a la Convención sobre los derechos del niño. En este tratado se establecen los derechos inalienables de todos los niños y niñas, pero también las obligaciones de los Estados, los poderes públicos, los padres, las madres y la sociedad en su conjunto, incluidos los propios niños y niñas, para garantizar el respeto de esos derechos.

La Constitución Política de la República de Nicaragua menciona en su artículo 71 que la niñez goza de protección especial y de todos los derechos que su condición requiere, por lo cual tiene plena vigencia la Convención sobre los derechos del niño.

Circunstancias de los asesinatos

La mayoría de los menores asesinados presentaban impactos de bala en la cabeza, cuello, pecho o abdomen, lo que demuestra que fueron ejecutados.

[table id=143 /]

Datos del 19 de abril al 9 de julio

Fuente: Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia (CODENI)

Casos reportados

Según sexo

27

niños fallecidos

3

mujeres

24

hombres

Según edad

5 niñas y niños menores de 13 años

22 adolescentes entre 14 y 17 años

*datos del 19 de abril al 18 de julio

Fuente: Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia (CODENI)

Piden ayuda a la comunidad internacional

Ante esta situación, organizaciones convocan a la comunidad internacional para que se una a las protestas en contra de la represión violenta en Nicaragua. Las asociaciones invitan a los ciudadanos de todo el mundo y en especial de América Latina para que se congreguen en las embajadas de Nicaragua y exijan el cese de la violencia en el país centroamericano.

Codeni y la Red Latinoamericana y Caribeña por la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes (Redlamyc) convocan a protestar en las embajadas. Hoy a las 10 horas se realizará una manifestación en la embajada de Nicaragua en México ubicada en Fernando de Alencastre #136, colonia Lomas de Chapultepec.