El sacerdote mexicano Eduardo Robles Gil, elegido el pasado 20 de enero como nuevo director general de los Legionarios de Cristo, estará ahora en la mira del Papa.

El Vaticano informó ayer que nombró un “asistente especial” para vigilar la nueva etapa en la vida de la congregación religiosa, que busca acabar con la estructura que permitió abusos de su fundador, Marcial Maciel.

Por su parte, Robles Gil señaló que aún se desconoce la identidad de quien ocupará ese puesto, cuyo nombre podría ser revelado el próximo 3 de julio.

Ese día está prevista una reunión de la cúpula legionaria, junto con los miembros del instituto religioso residentes en Roma.

“No participaría en el gobierno, el gobierno de la congregación es autónomo, será un asistente externo”, precisó Robles en una entrevista difundida en el sitio web de los Legionarios.

El acompañante

El pasado 6 de febrero el arzobispo José Rodríguez Carballo adelantó que la Santa Sede daría un “especial acompañamiento” al camino de la Legión, después de la aprobación de nuevos líderes y reglamentos internos. 

Aunque en un principio, según Robles Gil, no tenían “una idea para nada clara” de cómo se daría tal acompañamiento, con este nombramiento pareciera que el Vaticano no confía definitivamente en el proceso de reforma interna de los Legionarios, que inició hace cuatro años tras una larga auditoría externa por los escándalo de pederastia clerical. (Fuente: Notimex)