El nombre del escritor Mario Vargas Llosa se encuentra entre quienes tuvieron a su nombre una sociedad offshore, en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas, por lo que forma parte de la lista de los “Pandora Papers”. 

Esta es la segunda vez que el nombre del escritor aparece vinculado a sociedades offshore, pues en 2016 los “Panama Papers” también lo relacionaron a él y a su exesposa Patricia Llosa, con una compañía denominada Talome Services. 

Según investigaciones de medios periodísticos, el peruano fue el titular de la sociedad Melek Investing entre 2015 y 2017.

De acuerdo con el documento de adquisición, la sociedad recibió un capital de 1.1 millones de dólares, cuya cuenta manejaría el banco estadounidense Jefferies, para después invertirlo en distintos instrumentos financieros y bursátiles.

Este dinero provenía de las regalías obtenidas por la venta de libros y por la de varias propiedades que Vargas Llosa había vendido en Londres y Madrid. 

Te sugerimos: Mario Vargas Llosa, el escritor incomprendido

La adquisición de la sociedad offshore se realizó con la asesoría de la compañía panameña Overseas Management Company (OMC). 

La agente literaria Carmen Balcells escribió una carta de recomendación a OMC a favor de Vargas Llosa.

Balcells es conocida por ser la agente y promotora de los principales autores del “boom” de la novela latinoamericana como Gabriel García Márquez y Julio Cortázar, entre otros. 

“Es un cliente de mi agencia literaria de buena reputación”, escribió Balcells en su recomendación. 

En los documentos se marca como domicilio una vivienda en Lima, Perú, ubicada en el distrito Barranca, en un edificio frente al Océano Pacífico. 

Durante la investigación, la agencia Carmen Balcells afirmó a los periodistas que Vargas Llosa no residió durante ese tiempo ni en Perú ni en España, países de los que posee la nacionalidad. 

La sociedad habría sido cerrada para manejar una cartera de inversión tras el divorcio del escritor con Patricia Llosa. 

Melek Investing, la sociedad offshore, fue disuelta una vez que el escritor fijó su residencia en España en 2017, cuando la cartera de inversión fue declarada bajo el nombre de Vargas Llosa, para efectos fiscales en España.