La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) condenó ayer el supuesto espionaje a la delegación del gobierno colombiano con la que negocia desde hace más de un año el fin del conflicto armado en ese país.

El jefe de la delegación de paz de las FARC, Iván Márquez, sostuvo desde La Habana que el expresidente colombiano Álvaro Uribe está detrás de esos hechos y que los representantes rebeldes también fueron espiados.  

El caso divulgado el lunes por la revista Semana solamente mencionó el monitoreo ilegal de correos electrónicos y mensajes de texto de los negociadores gubernamentales. Sin embargo, Márquez alegó que también han sido espiados los delegados de la guerrilla que participan en el proceso de conversaciones de paz.

El representante del grupo armado exigió que el gobierno responda y no deje dudas acerca del origen y de la intención de este tipo de actividades. (Fuente: Notimex)