Más de 22 mil aves marinas y costeras han muerto en Perú debido a un brote de gripe aviar que golpea a países tanto de América Latina y Europa, según autoridades.

De acuerdo con el último informe del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre de Perú, se ha contabilizado la muerte de 16 mil 890 pelícanos, 4 mil 324 piqueros marinos, 630 camanay y 168 guanay, entre otras especies costeras de áreas naturales.

Los primeros casos de influenza aviar tipo H5N1 surgieron hace dos semanas. El brote obligó a decretar una alerta sanitaria durante 180 días.

Tan sólo durante la última semana murieron más de 5 mil aves de las costas y playas del país suramericano.

Según información de la agencia France Presse, la jefa de Gestión Sostenible del Servicio Forestal, Doris Rodríguez, explicó que la gripe aviar “es como el COVID-19 para las aves, que afecta a unas más que a otras”.

En este contexto, las autoridades sanitarias tomaron la decisión de sacrificar a más de 37 mil aves de corral en granjas del país para evitar que el virus siguiera esparciéndose.

Asimismo, el brote de gripe aviar provocó la prohibición de peleas de gallos y ferias avícolas que se tenían previstas por las fiestas de fin de año.

El brote de gripe aviar también se ha registrado en Colombia y Ecuador.

¿Qué es la gripe aviar? ¿Puede infectar a humanos?

La Organización Panamerican de la Salud (OPS) define a la gripe aviar, también conocida como influenza aviar, como una enfermedad infecciosa que principalmente afecta a las aves. Es provocada por un virus de la familia Orthomyxoviridae.

Según el subtipo, puede ser de baja o alta patogenicidad. Si es de baja, normalmente puede causar una enfermedad leve, que puede pasar desapercibida o sin la presencia de síntomas. Por otra parte, la de alta puede enfermar gravemente a las aves, lo que la hace también mucho más contagiosa.

Por otra parte, la OPS explica que la mayoría de los virus de influenza que circulan en aves no son zoonóticos. Dicho de otra manera, no son contagiosos para la humanidad.

Sin embargo, cabe destacar que algunas cepas de la influenza aviar altamente patógena (como el caso de Perú) sí tienen la capacidad de infectar a las personas. En este sentido, representan una amenaza para la salud pública.

El principal factor de riesgo es el contacto directo o indirecto con animales infectados o con ambientes y superficies contaminados por heces que contengan el virus.