¿Qué nos dice sobre el Islam radical, los inmigrantes rusos, las comunidades musulmanas y el desglose de la asimilación?  

La respuesta más exacta podría llegar a ser: no mucho.  Los fenómenos más grandes podrían estar en juego, pero estos dos jóvenes podrían no reflejar cualquier aumento o intensificación de las tendencias.  

Al parecer, no son más que dos jóvenes alienados que se volcaron hacia el odio y luego, al parecer, al asesinato.

Ese fue el punto que hizo el tío de los hermanos, Ruslan Tsarni, cuando llamó a sus sobrinos “perdedores”.

Estaba argumentando contra la idea de que los chicos representaban una comunidad más grande.  

Después de todo, él y su familia, forman parte de la misma migración de Chechenia a Estados Unidos y sin embargo están bien adaptados, respetan la ley y son, en el fondo, estadounidenses.

Desde el 11 de setiembre, el terrorismo de inspiración extranjera ha cobrado cerca de dos docenas de vidas en Estados Unidos.  

El principal motivo por el que el número de muertes causadas por el terrorismo en Estados Unidos es tan bajo se debe a que no existen grandes grupos de inmigrantes alienados.  

En repetidas ocasiones las encuestas han demostrado que los inmigrantes musulmanes en EU adoptan los valores estadounidenses fundamentales.  La máquina de asimilación estadounidense sigue funcionando bien.

Lo que es sorprendente es que las cosas han ido mejorando en Europa, donde los inmigrantes musulmanes a menudo han tenido mayores problemas de asimilación.  

Jonathan Laurence, profesor de Boston College, descubrió que antes de 1990 los países europeos ignoraban a sus poblaciones musulmanas y permitían las embajadas de países como Marruecos, Argelia y Arabia Saudita para atender sus necesidades mediante la construcción de mezquitas y capacitación de imanes.  

Recientemente Laurence escribió “Esto no era multiculturalismo sino más bien indiferencia”. Esos países tenían poco interés en ayudar a los inmigrantes con la asimilación.

De hecho, sus esfuerzos consistieron en hacer lo contrario: mantener los lazos con la madre patria y las viejas costumbres.

Según el profesor, en las últimas dos décadas los países europeos han reconocido los peligros creados por su indiferencia y han tratado de integrar a los inmigrantes musulmanes.  

Los gobiernos en todos los niveles se han comprometido con las comunidades islámicas, tomando medidas no solo para incluir a los musulmanes en la sociedad en general, sino también para fomentar una versión europea más moderna del Islam.  

En muchos países, principalmente en Alemania, los inmigrantes musulmanes siempre fueron forasteros perennes que nunca tuvieron la oportunidad de convertirse en una parte de la sociedad en la que trabajaban.  

Pero esta situación está cambiando.  Cada vez más de forma habitual se les está concediendo la ciudadanía a muchos musulmanes y cada vez más, su activismo se lleva a cabo dentro del sistema.  

Y si bien es prematuro exponer los grandes éxitos por adelantado, vale la pena señalar que los ataques de acreditación Islam radical parecen haberse estabilizado o disminuido en los últimos años.

Estados Unidos puede aprender de los esfuerzos europeos para integrar a los musulmanes.  

Históricamente, la asimilación ha funcionado mejor en Estados Unidos, pero los países europeos están afrontando un problema mucho más grande y complejo.  

Sus poblaciones musulmanas son mucho mayores –según los cálculos de Pew, 5 por ciento de la población de Alemania, en comparación con el 0.8 por ciento en EU– y los inmigrantes a menudo provienen de lugares cercanos y pueden mantener fácilmente los vínculos con sus países.

La lección de Europa parece ser: abrazar a las comunidades musulmanas.  

Cuanto mejor sea la relación con los grupos musulmanes locales, más probabilidades hay de que se proporcione información útil sobre los yihadistas potenciales.

En Canadá, recientemente se frustró un ataque, al parecer inspirado por Al Qaeda.  

Un imán en Toronto observó que uno de sus feligreses se estaba comportando de forma extraña y denunció el comportamiento a la policía, quien hizo un seguimiento y detuvo al hombre antes de que pudiera ejecutar su plan.  

Las autoridades antiterroristas más importantes de Canadá invitaron a los líderes islámicos de Toronto a una reunión donde les agradecieron su ayuda.  

Uno de los participantes invitados a la reunión expresó que “De no haber sido por la intervención de la comunidad musulmana, no hubiéramos tenido éxito”.

En lugar de condenar al ostracismo o avergonzar a los musulmanes a raíz de lo ocurrido en Boston, la movida más inteligente sería divulgarlo aun más, para que la próxima vez que alguien comenzara a actuar de forma extraña, los líderes de la comunidad puedan levantar el teléfono y llamar a sus amigos en la policía. 

© 2013, The Washington Post Writers Group