En el marco del Día Internacional de la Mujer, miles de ucranianas salieron a las calles para marchar en contra de la violencia doméstica en su país, la cual ha ido en aumento en medio de las restricciones de las autoridades para frenar la programación del COVID-19.

Las participantes de las protestas exigieron, entre otras cosas, que Ucrania se apegue a la Convención de Estambul, un convenio del Consejo de Europa para combatir la violencia contra las mujeres.

Muchas de las participantes en Kiev sostenían, además de carteles, flores y vestían trajes tradicionales ucranianos.

“El propósito de la marcha es atraer la atención pública a la manera en que la situación de la mujer se ha deteriorado, especialmente durante la pandemia”, declaró Daria Mizina, activista de Amnistía Internacional en Ucrania.

Durante la pandemia, los casos de violencia doméstica en Ucrania aumentaron casi en un 50 por ciento. En el último año, la policía recibió aproximadamente 174 mil 386 quejas de este tipo de violencia.