El expresidente de Estados Unidos Donald Trump ha roto con sus principales abogados para el juicio político, apenas una semana antes de que comience el proceso en el Senado, informaron medios estadounidenses.

De acuerdo con CNN que citó fuentes bajo anonimato, cinco abogados, incluyendo dos que supuestamente lideraban el equipo legal, habían abandonado al empresario.

Según dijeron el sábado dos personas conocedoras de la situación, Butch Bowers y Deborah Barbier, ambos abogados de Carolina del Sur, ya no forman parte del equipo de defensa.

Una de las personas describió la ruptura como “una decisión mutua” que refleja las diferencias de opinión sobre la dirección del caso.

Se espera que se anuncien nuevas incorporaciones al equipo legal en uno o dos días.

Lee: Líder del Senado anuncia que juicio contra expresidente Trump iniciará el 8 de febrero´

Los cambios de última ahora llevan más incertidumbre a la preparación y estrategia del equipo de defensa de Trump, que se prepara para ser acusado de que incitó la insurrección del Capitolio de Estados Unidos del 6 de enero. Sin embargo, todos los senadores republicanos menos cinco votaron esta semana a favor de desestimar el caso antes incluso de que comenzara, dejando claro que es improbable que Trump sea condenado independientemente de cuál sea su equipo de defensa.

Greg Harris y Johnny Gasser, dos exsecretarios de Justicia de Carolina del Sur, salieron también del equipo.

Trump quería que los abogados continuarán con sus afirmaciones infundadas de fraude electoral masivo en vez de rebatir la legalidad de condenar a un presidente luego de que este dejó el poder, dijo CNN, agregando que el exmandatario “no era receptivo” a discutirlo.

Trump ha tenido problemas para encontrar abogados dispuestos a defenderlo tras convertirse en el primer presidente de la historia en ser impugnado dos veces.

Se espera que vaya a juicio el 8 de febrero, acusado de incitar a sus seguidores a asaltar el Congreso antes de la investidura del presidente, Joe Biden.

Los republicanos y los colaboradores de Trump han dejado claro que piensan hacer un argumento sencillo en el juicio: que el proceso es anticonstitucional porque él ya no está en el cargo.

Te recomendamos: Estos son los 10 momentos que marcaron la polémica presidencia de Donald Trump