Trump regresa como candidato a la presidencia, entre competencia con otros líderes y juicios políticos

A dos años de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Donald Trump oficializó su candidatura, la cual puede verse complicada por la postulación de otras figuras tanto republicanas como demócratas

Donald Trump oficializó su candidatura, la cual puede verse complicada por la postulación de otras figuras tanto republicanas como demócratas

Donald Trump oficializó su candidatura, la cual puede verse complicada por la postulación de otras figuras tanto republicanas como demócratas

Comparte esta nota

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, no ha cumplido con la mitad de su mandato y ya tiene a un contrincante que busca sustituirlo en 2024: Donald Trump.

El magnate lleva cuatro días como aspirante a la Presidencia por el Partido Republicano, luego de que el pasado martes anunciara su tercera candidatura.

“Para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande y glorioso, esta noche anuncio mi candidatura a la Presidencia”, dijo el expresidente en su resort Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida.

A diferencia de años anteriores, Trump se postula a las elecciones generales en medio de un contexto desfavorecedor, recordando que tiene en su expediente dos juicios políticos en su contra, nuevos rivales y sólo una mayoría republicana en la Cámara de Representantes tras las “midterms”.

Su primer “impeachment” se dio en 2019 al ser acusado de “abuso de poder” por solicitar información perjudicial sobre Hunter Biden, hijo del actual jefe de Estado, al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

Tras superar su primera acusación, en enero de 2021 Trump se convirtió en el único presidente de Estados Unidos en enfrentar un segundo juicio político, esta vez por “incitación a la insurrección”.

El republicano fue juzgado por incitar a sus electores a cometer actos violentos tras perder su reelección, lo que provocó que una multitud ingresara sin permiso al Capitolio e interviniera en las instalaciones con posesión de diferentes armas blancas.

Al salir librado de esa segunda acusación, el político de corte conservador volvió a tener la oportunidad para reelegirse a la Presidencia; sin embargo, ahora podría enfrentarse a otros candidatos con un perfil político más reforzado que en años anteriores.

Ronald DeSantis, por ejemplo, es considerado una de las figuras más fuertes del Partido Republicano en la actualidad, sobre todo tras ganar su reelección a la gubernatura de Florida en las elecciones intermedias.

Para enfrentarse a DeSantis, el maestro Juan Daniel Garay Saldaña, internacionalista de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, opina que Trump podría regresar a su discurso ultra conservador ya conocido.

“Probablemente su candidatura se podría centrar en este discurso duro antimigrante, anti Tratado de Libre Comercio y anti México. Tendría que recurrir nuevamente a esta narrativa para poder empezar a ganar adeptos, que al parecer se están concentrando en los grupos más radicales, en el ala más conservadora del Partido Republicano.

“De ese modo podría hacer frente a DeSantis, quien en estos momentos se percibe como un posible candidato mucho más moderado que representa el ala republicana más amplia”, dice el docente.

De igual manera, Garay Saldaña agrega que independientemente de la postura que tome Trump de cara a las elecciones presidenciales, sus posibilidades para ser el candidato oficial de la oposición son bajas al menos hasta este momento, debido no sólo a sus posibles competidores sino a los resultados de las “midterms”, donde sus partidarios no obtuvieron mayoría en el Congreso como así se preveía.

La competencia Demócrata para Trump

A diferencia del Partido Republicano, el Demócrata sigue sin presentar a un candidato a la Presidencia, aun cuando Joe Biden ha demostrado sus intenciones de participar, pero sin confirmarlo abiertamente.

Aunque a estas alturas una reelección por parte de Biden es probable, su participación es cuestionable debido a su estado de salud y edad, que en 2024 será de 82 años.

En ese sentido, su partido podría apostarle a otras figuras políticas como a la vicepresidenta Kamala Harris, quien de ganar la Presidencia sería la primera mujer en liderar el Ejecutivo estadounidense.

En entrevista, la internacionalista Norma Soto Castañeda, docente de la Universidad La Salle, comparte que entre otras opciones femeninas está la exprimera dama Michelle Obama, así como Elizabeth Warren, quien para las elecciones generales pasadas compitió con Biden para representar a su partido.

Por otro lado, la académica menciona al actual secretario de Transporte, Pete Buttigieg, un político de 40 años quien podría acumular una gran cantidad de votos al ser parte de la comunidad LGBTI+.

“Independientemente de quién sea el candidato, esa persona debe tener estrategias muy claras y definidas en temas como la migración, la política exterior y la economía. Además, debe generar más cohesión en la sociedad porque está muy dividida.

“La tarea no es sencilla; sin embargo, todos los demócratas en general deben estar encaminados hacia el mismo objetivo que es resolver los problemas que tiene actualmente el país”, sostiene Soto Castañeda.

Te puede interesar: Cortez Masto, victoria demócrata en Nevada

Salir de la versión móvil