El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a insistir en la construcción de un muro fronterizo entre su nación y México, después del asesinato de la estudiante universitaria Mollie Tibbetts, de 20 años, perpetrado por un mexicano inmigrante en Iowa.

“Una mujer joven fue separada por la violencia de su familia. Fue asesinada por un mexicano que llegó a Estados Unidos de manera ilegal”, refirió el mandatario en un mensaje grabado en Twitter en el que lamentó el hecho y mandó bendiciones a los familiares de Tibbetts.

El martes se dio a conocer que un joven mexicano, llamado Cristhian Bahena Rivera, de 24 años, se había declarado culpable por la muerte de la joven, cuyo cuerpo ocultó en un campo de maíz.

Inmediatamente el presidente estadounidense achacó este hecho a las “ “deshonrosas leyes de inmigración de la nación”.

En el video que publicó, el mandatario utilizó el caso para insistir en la construcción de un muro fronterizo, lo que a su decir, reducirá la violencia en el vecino país del norte.

El indocumentado Bahena Rivera, compareció este miércoles ante una corte de Iowa, a pesar de las objeciones de su abogado

El joven hizo su comparecencia inicial sobre el cargo de homicidio en primer grado ante la Corte del Condado de Poweshiek, al este de Des Moines en el centro de Iowa.

Una juez estatal le fijó una fianza de cinco millones de dólares, de acuerdo con el sitio en Internet del periódico Des Moines Register.