Ni su iglesia podrá ayudar a Diego Armando Maradona ante un Donald Trump ofendido. Un escándalo más se añade a la larga lista de agraviados por el entrenador del equipo Al Fujairah de los Emiratos Árabes.

A los conocidos escándalos y actitudes nada deportivas del balompié argentino, las agresiones contra periodistas, hinchas y todo aquel que no este de acuerdo con el exfutbolista; se añade nada menos que el hombre que dirige a la nación más poderosa del mundo, Donald Trump.

Conocido por su naturaleza ofensiva más allá del empastado, no midió sus palabras y en entrevista para una televisora Venezolana llamó “chirolita” al presidente de Estados Unidos, un modismo argentino que se usa para referirse al otro como un títere.

Las represalias del país del norte no se hicieron esperar, le fue negada la visa al argentino; una medida que no es nueva para el astro argentino, en 1994 se le negó por dar positivo en un examen antidoping.

Su abogado Matías Morla, también en entrevista, expresó que la situación del futbolista se complica al negársele el acceso a Estados Unidos, el entrenador enfrenta un juicio que implica la compra de propiedades de su expareja, Claudia Villafañe, en la que no queda claro si hay dolo o no. Pues se hicieron con el apellido de soltera cuando ya se encontraba casada con el astro.

PODRÍA INTERESARTE: MARADONA, DE LA MANO DE DIOS A LA MANO DE… ¿NICOLÁS MADURO?