El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vuelve a estar en el ojo del huracán después de que el diario New York Times (NYT) publicara un reportaje en el que lo acusa de ser evasor de impuestos.

El diario estadounidense develó que a los ocho años, de mano de su padre Fred, Donald Trump ya era millonario pues desde los tres recibía 200 mil dólares anuales, mismos que lo hacían acreedor al pago de impuestos y demás responsabilidades fiscales.

El ahora flamante presidente de una de las naciones más poderosas del mundo habría heredado una fortuna, equivalente a 413 millones de dólares, misma que se habría amasado gracias a que Donald habría ayudado a su padre a evadir impuestos con la creación de empresas fachadas.

La información, que desmiente las versiones de que el presidente habría amasado su fortuna con sus propias manos, también lo implica en el delito de fraude al fisco, al cual habría pagado impuestos por 52.2 millones, sólo un 5 por ciento de lo que tendría que reportar.

Los padres de Trump le habrían dejado una fortuna a sus hijos de más de mil millones de dólares los cuales, según el NYT, habrían dejado al fisco alrededor de 550 millones, no los 52.5 que reportaron.

Para poder evadir impuestos, un joven Donald habría ideado un plan para devaluar el valor de propiedades inmobiliarias en las declaraciones de impuestos, al mismo tiempo que reducía el costo de las que sus padres les dejaron como herencia a él y a sus cuatro hermanos y hermanas.

Fred C. Trump se dedicó toda su vida a inversiones en el sector inmobiliario.

Según la agencia internacional AFP, el abogado de Trump, Charles Harder, ha declarado que las acusaciones son totalmente falsas y “altamente difamatorias”.

“Nadie cometió fraude ni evasión fiscal. Los hechos en los cuales el Times basa sus falsas acusaciones son extremadamente imprecisos”, señaló.

Por su parte, el diario detalló que para realizar su reportaje, realizó investigaciones en declaraciones de impuestos realizadas por Fred Trump aunque, aclaró, no pudo acceder a las declaraciones de su hijo Donald pues se ha negado férreamente a publicarlas.