Un tren de pasajeros arrolló a un grupo de peregrinos hindúes en una estación repleta de gente al este de India, causando la muerte de al menos 37 personas y un número de heridos sin especificar.

Una multitud iracunda golpeó al maquinista gravemente e incendió varios vagones en venganza, informaron las autoridades.

Los manifestantes evitaron la llegada de los bomberos a la estación de Dhamara Ghat, un pequeño pueblo en el estado de Bihar.

Los peregrinos cruzaban las vías en la estación cuando fueron embestidos por el tren Rajya Rani Express, dijo Dinesh Chandra Yadav, miembro del Parlamento local. 

Arunendra Kumar, un alto funcionario ferroviario, dijo que el tren no tenía que parar en Dhamara Ghat y que había recibido aprobación para pasar. Sin embargo, algunos peregrinos esperaron en las vías pensando que podrían detener el convoy, dijo.

El tren paró su marcha cientos de metros después del punto del incidente antes de que la multitud atacara al maquinista, que según algunas versiones, murió.

Los peregrinos regresaban de ofrecer oraciones matutinas. Más de 18.5 millones de pasajeros viajan a diario en la vasta red de ferrocarriles de India de aproximadamente 10 mil trenes de pasajeros. (AP)