Este 14 de enero (13 de enero en México, por la diferencia horaria), China reportó su primera muerte por COVID-19 tras ocho meses de no registrar ninguna defunción, reveló la Comisión Nacional de Salud del país asiático.

La muerte ocurrió en la provincia de Hebei, donde varios sitios fueron bloqueados por el incremento de los casos positivos.

Es la primera ocasión que se reportan muertes en China desde mayo de 2020, con lo que el país asiático registra la cifra total de 4 mil 635 fallecimientos por coronavirus.

Además del lugar donde ocurrió la defunción, las autoridades chinas no revelaron más detalles del incidente. Sin embargo, la Comisión Nacional de Salud reportó 138 nuevas infecciones, lo que representa la cifra más alta en un día desde marzo del año pasado.

En los últimos días, la capital de Hebei, Shijiazhuang, se convirtió en el nuevo epicentro del virus; por lo que autoridades lanzaron una campaña masiva de pruebas y cerraron escuelas, transporte y tiendas para evitar el esparcimiento de contagios.

La ciudad vecina, Xingtai, donde habitan siete millones de personas, también fue bloqueada desde el viernes pasado, así como las cinco millones de personas de la ciudad de Langfang.

Asimismo, el noreste de Heilongjiang declaró un “estado de emergencia” el miércoles y pidió a sus 37.5 millones de residentes no abandonar la provincia a menos que sea absolutamente necesario. También ordenó la cancelación de reuniones públicas.

Al menos 20 millones de personas se encuentran en alguna forma de confinamiento en las provincias del norte de China.

Un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó a la ciudad de Wuhan, China, este jueves para investigar los orígenes del virus.

Te puede interesar: ¿Cómo hizo Israel para vacunar contra COVID al 20% de su población en menos de un mes?