176
heridos provocó el suceso
"No está claro si quienes están detrás (...) son extranjeros o norteamericanos, si se trata de un acto perpetrado por una organización o por un individuo malévolo”
Barack ObamaPresidente de Estados Unidos
Los artefactos fueron fabricados con ollas a presión y balines esféricos de metal, lo que explica la gravedad de las heridas 

El presidente Barack Obama declaró el martes que el FBI considera los atentados con bombas en Boston un “acto de terrorismo”, y exhortó a la población a denunciar a las autoridades cualquier objeto o actitud sospechosa así como a poner en su conocimiento toda la información relacionada con el caso.

Al mismo tiempo, el presidente reconoció que aún las autoridades no saben si se trató de terrorismo interno o extranjero, o un acto llevado a cabo por un “individuo malvado”.

En su segunda pronunciación pública en menos de 24 horas sobre los atentados, el mandatario expresó: “Claramente, estamos apenas iniciando nuestra investigación”.

Obama dijo que los investigadores “aún no saben cuál fue el motivo” del crimen, en que tres personas, incluidas un niño de 8 años, murieron, y unas 176 resultaron heridas.

Una fuente cercana a la investigación dijo ayer que las bombas de Boston fueron hechas con ollas a presión y balines esféricos de metal.

Aunque al principio Obama evito calificar los ataques como “terroristas” finalmente lo hizo y se confirmó que el FBI iniciaría una investigación a nivel mundial hasta dar con los responsables.

Por su parte, el secretario de Defensa, Chuck Hagel, describió el martes como un “cruel acto de terrorismo” los ataques explosivos en el maratón de Boston.

Hagel dijo que cualquier hecho con artefactos explosivos es claramente un acto de terrorismo, y prometió que por medio de una investigación exhaustiva se determinará si los perpetradores fueron extranjeros o estadounidenses.

Las autoridades desconocen también por qué los atentados estuvieron dirigidos contra la histórica carrera efectuada el lunes, agregó.

Los responsables serán sometidos a la justicia, señaló el jefe del Pentágono, quién añadió que los pensamientos y oraciones del personal a su cargo están con la gente de Boston.

Hagel hizo sus declaraciones al principio de una audiencia en el Congreso sobre el presupuesto de defensa que estaba programada de antemano.

Heridas difíciles de olvidar

Las bombas en Boston causaron heridas espeluznantes, inclusive con clavos, balines, fracturas y mutilaciones, dijeron los médicos que atendieron a las víctimas.

Más de 170 personas fueron heridas por las explosiones, y los médicos detallaron ayer algunas de las lesiones, incluyendo fracturas, amputaciones de extremidades y heridas en la cabeza.

“Extrajimos balines y clavos de los niños. Una de las cosas que me hizo sentir peor fue ver clavos en el cuerpo de una niñita”, dijo el doctor David Mooney, director del centro de trauma del Hospital Pediátrico de Boston.

Dos niños continuaban en estado crítico en el hospital con severas heridas en las piernas. Mooney dijo que los torniquetes aplicados por el personal de emergencia en la carrera salvaron las vidas de los niños.

Médicos en el Massachusetts General Hospital dijeron además que extrajeron fragmentos de metal de las víctimas de las dos bombas.

Los explosivos estaban contenidos en ollas de presión y ocultos en bolsas de lona dejadas en el suelo, le dijo a la Associated Press una persona familiarizada con la investigación. Uno de los explosivos contenía fragmentos de metal y balines y el otro contenía clavos, dijo.

Una segunda persona informada sobre la investigación confirmó que uno de los explosivos estaba hecho con una olla de presión. Ambas personas hablaron a condición de anonimato porque la investigación está en curso.

El doctor Stephen Epstein, del departamento de emergencias del Centro Médico Beth Israel Deaconess dio que vio una radiografía de la pierna de una víctima que tenía “lo que parecía objetos pequeños y redondos por todas partes, similar a balines”.

Massachusetts General trató a 31 víctimas de las bombas. El hospital realizó cuatro amputaciones y al menos otros dos pacientes tenían piernas en riesgo de amputación, dijo el doctor George Velmahos.

Unos 23 mil corredores participaron en la carrera, que atrae más de 500 mil espectadores y que termina en el corazón del centro de Boston, cerca del emblemático Prudential Center y la Biblioteca Pública de Boston. Se realiza en el Día de los Patriotas, un feriado en el estado de Massachusetts que conmemora las primeras batallas de la Revolución Estadounidense en 1775.

(Con información de AP)

Recuerdan a Martin Richard

Familiares, amigos y vecinos del niño que murió víctima de las bombas en el Maratón de Boston lo recordaron ayer como un muchacho vivaz que disfrutaba correr y trepar.

El congresista Stephen Lynch, amigo de la familia, dijo que Martin Richard, de 8 años, fue una de las tres personas muertas en las explosiones del lunes. La madre y la hermana del niño resultaron gravemente heridas.

La familia había ido a comprar helado junto a la línea de meta para después ver a algunos amigos terminar la carrera, dijo Lynch. 

“Ellos estaban mirando entre la muchedumbre mientras llegaban los corredores para ver si veían a algunos amigos cuando estalló la bomba”, dijo Lynch.

Una vela estaba encendida a la entrada de la casa de la familia en el área de Dorchester, y la palabra “Paz” fue escrita con tiza en la acera junto a la entrada. Un casco de niño para montar bicicleta yacía en el césped.

La vecina Betty Delorey, de 80 años, dijo que a Martin le encantaba treparse a los árboles del barrio y la cerca en las afueras de su casa.

El padre de los niños, Bill, es el director de un grupo comunitario local, y ávido corredor y ciclista.

Denise Richard trabaja como bibliotecaria en la escuela Neighborhood House Charter School, donde Martin estaba en tercer grado y su hermana Jane está en quinto.

La escuela puso consejeros a disposición de personal y alumnos el martes, dijo la vocera Bodi Luse.

“Estamos devastados”, dijo. “Toda la comunidad se siente devastada”.

Cunningham recordó haber corrido en una carrera de 5K en la comunidad con la familia Richard en un día lluvioso hace años. “No puedo comprenderlo”, dijo de la muerte del niño. “En un instante, la vida cambia”.

Los Hermanos musulmanes condenan el ataque

La Hermandad Musulmana, el partido islamista que gobierna Egipto, condenó ayer los atentados explosivos ocurridos la víspera en Boston, afirmando que las leyes islámicas no permiten la violencia contra civiles.

El brazo político de la Hermandad Musulmana, Partido Libertad y Justicia, emitió un comunicado expresando condolencias “al pueblo estadounidense y a los familiares de las víctimas, con deseos de una pronta recuperación para los lastimados”.

Añadió que la ley islámica, la sharía, “rechaza inequívocamente todo ataque contra civiles y no acepta ningún acción que sirva para aterrorizar a la gente, sin importar su religión, color de piel o género”.

“Los nefastos ataques en Boston confirman la necesidad de solidaridad entre la comunidad internacional para lograr justicia y bienestar para todas las naciones y comunidades, y para garantizar que estos crímenes no vuelvan a ocurrir”, añadía la declaración.

El presidente egipcio, Mohamed Morsi, es miembro de la Hermandad Islámica.