¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

Valentine’sDay

Tejer amor a distancia

Mariana Recamier

Las redes sociales y las tecnologías de la información permiten relaciones a distancia similares a las de parejas que se ven en persona de forma cotidiana


Feb 14, 2019
Lectura 9 min
portada post

La joven mexicana Adriana Jiménez encontró el amor en Instagram. La red social que fue creada para compartir fotografías se transformó en el heraldo de su relación actual cuando recibió un mensaje de un joven que nació en Bakú, capital de Azerbaiyán.

Ella vive en Baja California y él proviene de la región del Cáucaso, sin embargo, la distancia no es impedimento para que mantengan un vínculo afectivo que ya tiene dos años.

La joven youtuber y divulgadora de la cultura turca narra que su novio la contactó por Instagram después de ver sus fotografías. El chico de 28 años se sorprendió de que una mexicana publicara imágenes de Estambul.

“Un día me envió un mensaje, empezamos a platicar y yo no estaba lista para una relación, pero conforme pasaron los días los dos mostramos más interés hasta que me dijo que yo le gustaba mucho”, recuerda Adriana.

Después de hablar por videollamadas, los dos se conocieron en persona en Turquía. Cuando lo vio por primera vez, ella sintió alivio y confianza por encontrarse con la misma persona con la que intercambió parte de su vida a distancia. Luego de ese primer encuentro, la tecnología siempre fue la gran aliada de su relación.

Adriana opina que si no fuera por la tecnología no hubiera conocido a su novio azerbaiyano. Antes tuvo una relación de seis años con un turco, pero todo fue más difícil porque sólo podían comunicarse por correo, mensajes de texto y llamadas.

Las aplicaciones y herramientas que se desarrollaron después como los servicios de mensajería para smartphones y las videollamadas la ayudan mucho para mantener su relación con el joven de Bakú.

Terapeutas de pareja y expertos en tecnologías coinciden en que las relaciones a distancia como la de Adriana tienen más oportunidades en la actualidad gracias a las redes sociales y las nuevas tecnologías de la información

Las relaciones de este tipo son más sencillas ahora en términos de comunicación gracias a las redes sociales, smartphones, aplicaciones y todo tipo de plataformas que permiten diálogo instantáneo y constante.

Javier Matuk, especialista en tecnología, afirma que la relaciones a distancia cambiaron radicalmente con la evolución de los dispositivos de comunicación porque ya no dependen de cartas ni teléfonos fijos, sino de herramientas más veloces y portátiles.

Sin embargo, el experto considera que las nuevas plataformas son neutrales y que en ellas no radica el éxito de una relación.

“La tecnología no va a empeorar ni mejorar la relación. Si ya existe el vínculo, la tecnología simplemente acerca y pone más fácil todo, pero no por el uso de las nuevas formas de comunicación mejora o empeora algo”, comenta Matuk.

En ese sentido, no todas las historias terminan como la de Adriana. Una joven que prefiere no compartir su nombre tuvo una relación con un chico que vivía en Nuevo México, Estados Unidos, mientras ella radicaba en Ciudad de México. La comunicación se fue mermando poco a poco.

“Casi no utilizábamos las tecnologías porque él usaba el internet de la universidad y era deficiente, entonces nos comunicábamos sólo dos veces por semana. Al principio el contacto era muy frecuente por Skype, pero luego sólo cuando tenía tiempo y una buena conexión”, narra la chica.

Al contrario de esta experiencia, Rubén Darío Vázquez, especialista en cultura digital y profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), puntualiza que las tecnologías pueden generar relaciones a distancia tan duraderas y profundas como aquellas que se basan en el contacto físico.

“La tecnología nos permite entrar en contacto con personas que no vemos de forma física constantemente o individuos que en otras circunstancias hubiera sido casi imposible conocer”, comenta Vázquez.

Agrega que plataformas como las redes sociales son un manantial en la soledad contemporánea producida por las excesivas cargas de trabajo y la constante búsqueda de éxito. En ellas, el encuentro entre personas con características y gustos afines es posible.

“El hecho de que las relaciones sean digitales no significa que no sean reales. Son formas distintas que se agregan a la socialización humana”

- Rubén Darío Vázquez

Especialista en cultura digital

La psicóloga Haydé Hernández añade que las relaciones a distancia son posibles cuando existe un compromiso real por parte de las dos personas que forman la pareja.

La especialista considera que una de las herramientas importantes para que este tipo de afectos se puedan dar con más facilidad es la videollamada.

“Ver el lenguaje no verbal de las personas fomenta la comunicación y la confianza. La videollamada provoca que sea mucha más efectiva la comunicación entre ellos”, asegura Hernández.

Otra joven que también se mantiene en el anonimato comparte que conoció a su esposo por Facebook. Su amor no atravesó océanos, pero sí casi todo el territorio mexicano. Ella vivía en Coahuila y él en Ciudad de México. Como comparte la psicóloga, las videollamadas eran esenciales en su relación a distancia.

“Una vez dejamos abierto Skype hasta la madrugada. Nos quedamos dormidos a la distancia, pero sentíamos que estábamos juntos. Cuando la persona que quieres no está cerca de ti, cualquier detalle, como un mensaje, llamada o cualquier señal de vida es importante”, comenta la joven.

Los especialistas concluyen que las relaciones a distancia logran acortar distancia mediante las tecnologías e incluso generan vículos tan fuertes y profundos como los de una pareja que tiene el privilegio de la cercanía.

Riesgo de los afectos

El amor a distancia a veces termina en silencio. El desengaño llega a través de terceros porque las personas queridas no tuvieron la amabilidad de despedirse. Ese es el caso de una joven mexicana que prefiere no compartir su nombre. Ella tuvo una breve relación con un ucraniano hasta que él no le escribió más.

Las relaciones a distancia presentan riesgos como conocer personas que mienten o quieren cometer delitos. Los menores de edad son los más vulnerables ante estas situaciones

La joven comparte que tuvo un noviazgo a la distanica con un chico de 17 años de Odessa, Ucrania, cuando ella sólo tenía 15. La pareja de una de sus amigas le habló sobre él, intercambiaron cuentas de correo y luego conversaron por videollamadas.

“Le confesé que me gustaba y él me dijo que sentía lo mismo por mí. Decidimos tener algo, pero duró cuatro meses porque de un momento a otro me dejó de contestar”, cuenta la mexicana.

Después de unos meses, su amiga le confesó que el ucraniano tenía novia en su país de origen. La joven de Ucrania leyó las conversaciones entre la pareja digital y él prometió no volver a hablar con la mexicana de 15 años para mantener su relación.

“Mientras duró fue muy bonito, pero sí tenía la incertidumbre desde un principio de si era sincero. Después de eso ya no me interesó nada a larga distancia”, asegura la chica.

Rubén Darío Vázquez, especialista en cultura digital, comenta que las relaciones a distancia no están exentas de personas que mienten o de quienes quieren aprovecharse de los otros e incluso tratar de cometer un delito.

“Estás expuesto a riesgos como lo estás en el mundo físico. La tecnología lo que hace es potenciar las posibilidades de relaciones, las buenas y las malas”

- Rubén Darío Vázquez

Especialista en cultura digital

No obstante, Vázquez matiza que este tipo de casos no representan la mayoría, pero lo mejor es ser prudentes.

“Son casos que no son significativos en términos cuantitativos, pero que cualitativamente dicen que hay una posibilidad de estar en peligro sobre todo si empezamos a relacionarnos con personas que no conocemos”, dice el especialista.

El también profesor de la UNAM añade que las personas más expuestas a los engaños en las relaciones a distancia son los niños y adolescentes como la joven mexicana.

“Los padres, profesores y personas que estudiamos el fenómeno del Internet tenemos que ayudar a los niños para que desarrollen ciertas habilidades digitales para que no caigan en trampas·, comenta Vázquez.

El experto considera que los riesgos se pueden evitar mediante una educación cívica-digital básica que sea un reflejo de las prevenciones que se emplean en el mundo físico.

En este sentido, el profesor recomienda que los padres digan a sus hijos que no hablen con extraños por redes sociales, no den su número a desconocidos ni proporcionen otro tipo de información personal.

Instagram el nuevo Tinder

Rubén Darío Vázquez, especialista en cultura digital, advierte sobre un nuevo fenómeno: las redes sociales que fueron creadas para otra función ahora son utilizadas para ligar.

“Instagram se ha convertido dentro de la cultura millennial en una red social en la que ves las fotografías de las personas, mandas mensajes directos y empiezas a conocer gente nueva”, comenta el experto.

Comentarios