QUETTA, Pakistán (AP) — Un sismo de magnitud 5,7 remeció el jueves una parte montañosa del suroeste de Pakistán en la que abundan las minas de carbón y las casas de barro, dejando al menos 11 muertos y más de 200 heridos, informó un funcionario.

Se presume que el número de decesos aumentará cuando las autoridades inspeccionen la región, dijo Suhail Anwar Shahin, comisionado adjunto de la zona.

Al menos cuatro de las víctimas fallecieron cuando colapsó la mina de carbón en la que trabajaban, dijo Shaheen, citando reporteros de los mineros de la zona.

El temblor tuvo su epicentro a unos 14 kilómetros (8 millas) al nor-noreste de Harnai, en la provincia de Baluchistán, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. Ocurrió a unos 20 kilómetros (12 millas) de profundidad.

Lee también: ¿Va a temblar? Por qué las personas relacionan el “Cielo aborregado” con los sismos

El lugar se ubica a unos 100 kilómetros (60 millas) de Quetta, la capital de la provincia, próxima a la frontera con Afganistán. El movimiento se registró en las primeras horas de la mañana, cuando un gran número de mineros ya se encontraban trabajando, dijo Shaheen.

La mayoría de las personas de la zona viven en casas de barro, muchas de las cuales colapsaron. Ya se realizaban las labores de rescate, pero Shaheen dijo que tomaría varias horas siquiera llegar a algunas de las zonas más afectadas.