Aunque Obama ya ordenó una investigación de las acciones, tomará varios meses para estar lista

El tema del supuesto espionaje que realizó Estados Unidos a Brasil está afectando su relación bilateral. 

Ayer, la presidenta brasileña Dilma Rousseff anunció que aplazará el viaje oficial al país norteamericano, que tenía programado para el próximo 23 de octubre.

La decisión, que según un comunicado de la presidencia fue tomada el lunes en una conversación telefónica entre Rousseff y Obama, es porque Washington no ofreció respuestas satisfactorias a informaciones de la prensa de que la Agencia de Seguridad Nacional de EU espió a ciudadanos brasileños, incluyendo a la mandataria.

“En ausencia de una investigación de lo ocurrido con las correspondientes explicaciones y el compromiso de terminar las actividades de intercepción (de mensajes), no están dadas las condiciones para la realización de la visita en la fecha acordada”, señaló el documento.

Un comunicado de la Casa Blanca afirmó que Obama “entiende y lamenta” la decisión brasileña y que ordenó una investigación sobre las acciones de los aparatos de inteligencia, pero tomará varios meses para ser concluida.  (Fuente: AP)