Pocas personas dejan esperando a líderes mundiales; sin embargo, el mandatario de Rusia Vladimir Putin lo hace sin excepción. 

De acuerdo con The Guardian, la impuntualidad de Putin es “legendaria”. 

Periodistas que laboran en el Kremlin relatan tener que esperar horas dado que las juntas en las que participa el presidente ruso raramente comienzan a tiempo.

Según el diario británico, su tardanza varía de líder a líder. En 2013, Putin llegó 50 minutos tarde a su primer encuentro con el Papa Francisco. En otra ocasión dejo esperando por cuatro horas victor Yanukovych, el ahorra derrocado expresidente ucraniano.

Líderes europeos han reportado esperas de al menos una hora.

En 2012, el mandatario ruso llegó tres horas tarde a una junta en Moscú con el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, por lo que este decidió dar un paseo por la Plaza Roja.

Dos años después, dejó esperando media hora a la Reina de Inglaterra. 

Aun así, todavía no se conocen casos en los que líderes se hayan dado por vencidos.

Hay excepciones 

Dado que Putin sí logra llegar a tiempo a conferencias de prensa televisadas y otros eventos similares, analistas creen que su tardanza al encontrarse con políticos rusos e internacionales es una “política psicológica calibrada”.