Hace casi dos años, todos los gobiernos a nivel mundial comenzaron a reforzar sus medidas sanitarias, con el fin de proteger a sus ciudadanos del COVID-19.

Hoy, aunque esos cuidados persisten por los altos riesgos de contagio y muerte que siguen latentes, las restricciones sanitarias se han suavizado en algunos Estados, sobre todo gracias al avance de los programas de vacunación.

En Australia, por ejemplo, uno de los países con menos contagios y muertes en el mundo, registrando 138 mil 721 casos y mil 506 fallecidos el pasado viernes, se dio a conocer que abrirán sus fronteras a partir de noviembre, luego de 19 meses de permanecer cerradas.

De ese modo, todos aquellos con nacionalidad australiana o con familia en ese país, podrán acceder con sus respectivas vacunas aplicadas.

Por otro lado, los extranjeros sólo podrán ingresar al estado de Nueva Gales del Sur, incluyendo su capital, Sídney, siempre y cuando demuestren que han sido inmunizados por completo y no tengan el virus, así lo aseguró su primer ministro Dominic Perrottet.

De acuerdo con el funcionario, otra de las ventajas que tendrán los visitantes extranjeros es que podrán saltarse la cuarentena en un hotel o en una casa, lo cual sí se solicita en otros Estados como Chile y Reino Unido.

“Para las personas con doble vacunación de todo el mundo, Sídney, en Nueva Gales del Sur, estará abierta al público. Queremos que la gente vuelva. Estamos sacando a la nación de la pandemia, y la cuarentena del hotel y domiciliaria son cosas del pasado”, declaró.

En caso de que las personas que arriben a Sídney deseen moverse a otro estado, será el gobierno de éste el que decida si acepta o no su ingreso y no de la administración federal.

Con esta reapertura, el primer ministro impulsa su figura a nivel nacional e internacional, luego de que hace sólo dos semanas relevara a Gladys Berejiklian, quien dimitió de su cargo por acusaciones de corrupción.

“Mi renuncia como primera ministra no podría ocurrir en peor momento, pero está completamente fuera de mi control”, aseguró Berejiklian en ese entonces.

También puedes leer: Australia y Nueva Zelanda, ejemplos internacionales ante la pandemia; estas son las razones