Tal vez las caderas de Shakira no mienten, pero sus declaraciones de impuestos sí. O al menos es lo que asegura la agencia tributaria española, ente que denunció a la cantante colombiana ante la Fiscalía del país ibérico por un presunto delito fiscal.

El organismo público encargado de la recolección de impuestos en España asegura que Shakira no declaró entre 2011 y 2014 la mayor parte de sus ingresos.

La agencia hacendaria considera que la colombiana debería haber tributado el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) por sus ingresos generados en todo
el mundo y no sólo los ingresos obtenidos en España, durante los cuatro en lo que residió en el país europeo.

La multa para la colombiana sería de varias decenas de millones de euros, según el diario local La Vanguardia.

Shakira decidió vivir en España después de formalizar su relación con el futbolista de Barcelona, Gerard Piqué, en 2011.

Los asesores de Shakira aseguran que durante ese periodo de tiempo, la cantante pasó la mayor parte del tiempo fuera de España y que la mayoría de sus ingresos provenían del extranjero.

Según la ley española, una persona es residente fiscal después de vivir 183 de un mismo año en España.

Los asesores también indicaron que la cantante colombiana siempre han cumplido con sus obligaciones fiscales y que nunca se intentó ocultar sus ingresos, según el equipo todo se trata de “una diferencia de criterio”.

Ahora, todo queda en las manos de la Fiscalía española, quienes tendrán que decidir si se presenta una investigación contra Shakira o no.