El Senado de Estados Unidos resolvió seguir adelante con el juicio contra el expresidente Donald Trump sin convocar a los testigos, con el fin de evitar retrasar el proceso hasta varias semanas.

Antes de esta resolución, el Senado había aprobado la solicitud de los demócratas de llamar a testigos; sin embargo, los “gerentes” del proceso afirmaron que Herrer Beutler ya había entregado la información sobre la llamada en torno a la toma del Capitolio.

Los fiscales demócratas acordaron con la defensa de Trump admitir como evidencia el relato de Jamie Herrera Beutler, congresista republicana que atestiguó una llamada telefónica entre el exmandatario y el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, el día de la toma violenta del Capitolio.

En su declaración, la legisladora narra que McCarthy le solicitó al entonces presidente Trump calmar a sus seguidores.

Según su testimonio, éste afirmó que los alborotadores eran miembros del movimiento izquierdista Antifa, pero McCarthy le respondió que se trataba de sus seguidores.

Ante ello, Trump respondió:


“Bueno, Kevin, creo que esta gente está más molesta por la elección que tú”.

El acuerdo evitó que el proceso se retrasara durante días o hasta varias semanas, pues aceptar solicitudes de testimonio de ambas partes había requerido extender el juicio.

Tras ello, el proceso continuará con los argumentos para el cierre del juicio y se votará si Trump es o no responsable por los delitos de incitación a la insurrección.

Se espera que este mismo sábado culmine el juicio y se determine si Donald Trump es inocente o culpable por los cargos que se le imputan.

Te puede interesar: Juicio contra Trump es constitucional; Senado avala continuar con el proceso político