El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dejó por ahora el tema de Ucrania y Rusia, así como su cancelada reunión para tratar el tema con Vladimir Putin, para criticar al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Por medio de su cuenta de Twitter, Blinken se refirió respecto a la violencia que existe contra periodistas en México y externó su preocupación por los asesinatos en lo que va del año por lo que le pidió a AMLO aplicar más medidas de protección a la prensa.

Mediante un mensaje de Twitter, el funcionario estadunidense comentó que “su corazón está con aquellos que dieron su vida por la verdad”.

“El alto número de periodistas asesinados en México este año y las continuas amenazas que enfrentan son preocupantes”, escribió.

Por otra parte, Blinken expresó su solidaridad con quienes reclaman protección para los periodistas mexicanos y señalar su preocupación por las amenazas y agresiones contra periodistas.

“El alto número de periodistas asesinados en México este año y las continuas amenazas que enfrentan son preocupantes. Me uno a quienes piden mayor responsabilidad y protección para los periodistas mexicanos”, apuntó.

Cabe destacar que la publicación de Blinken generó muchas respuestas en Twitter y levantó opiniones encontradas entre los usuarios.

Lee: AMLO confirma que Antony Blinken no visitará México para Bicentenario de la Independencia

Blinken, una de las personas más influyentes en el gobierno de Joe Biden, se encuentra al frente de las relaciones entre Estados Unidos entre Rusia y Ucrania.

Además, este mes, los senadores Marco Rubio y Tim Kaine habían escrito a Blinken para expresar su preocupación por dichos asesinatos y denunciar la “inacción” del Gobierno mexicano.

Por otro lado, el pasado viernes 11 de febrero, AMLO aprovechó su conferencia para desacreditar a Carlos Loret de Mola, al especular públicamente sobre sus ingresos, lo que fue calificado en redes sociales como un ataque excesivo y venganza ante la investigación que realizó por el posible conflicto de interés entre su hijo, José Ramón, y una empresa petrolera que le rentó una casa en Houston, Texas.

Los asesinatos de periodistas, que suman ya cinco en lo que va de 2022, han conmocionado al país y unido al gremio en exigencia por justicia y protección a los comunicadores en México, una de las naciones más peligrosas para ejercer esta profesión.