Después que el presidente Donald Trump canceló en 2017 el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que protegía a los llamados Dreamers de la deportación, las nuevas solicitudes de protección migratoria serán rechazadas.

Con esto, Estados Unidos ya no admitirá nuevas solicitudes de protección para los Dreamers, aunque permitirá que los que ya tienen un permiso lo renueven por un año más.

Por esta razón, el gobierno liderado por el presidente Donald Trump ya no aceptará nuevos pedidos, aunque aquellos que cuenten con el estatuto DACA podrán extender su beneficio como parte de una estrategia electoral.

“Todas las peticiones iniciales y las tasas por nuevas solicitudes serán rechazadas”, dijo el alto funcionario a los periodistas bajo condición de anonimato.

El alto cargo indicó que quienes ya accedieron al estatuto de protección DACA podrán renovarlo, pero por un año, no por dos, como establece el programa.

En Estados Unidos, unas 700 000 personas se benefician del programa DACA, la mayoría de ellas de origen latinoamericano. 

Lo anterior se suma a que Trump ha prometido un nuevo decreto sobre inmigración, retomando un tema que ha sido clave durante su gobierno; aunque últimamente ha hecho comentarios confusos sobre el tema.

Por último, el mandatario de Estados Unidos dijo el mes pasado que no tardaría en presentar documentos para responder a las preocupaciones de la Corte Suprema, que rechazó poner fin al programa DACA.

Lee: Trump firmará orden ejecutiva para que ‘dreamers’ obtengan ciudadanía