Los representantes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, respectivamente, movieron sus fichas en favor del gobierno venezolano, asegurando que apoyaban el diálogo entre éste y la oposición.

Con la llegada del presidente Xi Jinping a Moscú, el tema de la crisis social, política y económica que enfrenta actualmente Venezuela era primordial para tratar, pues ambos líderes mundiales son unos de los pocos jefes de Estado que apoyan a la administración de Nicolás Maduro luego de que Juan Guaidó se proclamara mandatario legítimo del país petrolero.

“Seguimos atentamente el desarrollo de los acontecimientos en Venezuela y llamamos a todas las partes a cumplir con la Carta de las Naciones Unidas (ONU), así como las normas del derecho internacional y las relaciones entre los Estados”, se leyó en un documento conjunto, emitido por ambos gobiernos.

El político chavista, Maduro, ha señalado en varias ocasiones que está del lado del diálogo y no de la lucha, por ello, no sólo ha llamado a la oposición de su propio país a conversar, sino también a otros gobiernos, como Estados Unidos.


Por otra parte, los líderes de dos de las potencias más importantes del mundo, China y Rusia, también recalcaron que rechazaban una posible intervención militar en Venezuela con el fin de derrocar al gobierno del chavista

“El mundo civilizado se pronuncia para contener la barbarie y amenazas imperialistas”, destacó Jorge Arreaza, canciller venezolano, en sus redes sociales, luego de que se dio a conocer dicho encuentro.