De forma sorpresiva e inesperada, el papa Benedicto XVI anunció que abandonará su pontificado iniciado en abril del 2005 debido a su edad avanzada.

“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.

“Desde el 28 de febrero de 2013, a las 20:00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

“Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos”, puntualizó Joseph Ratzinger de 85 años de edad.

El último Papa que dimitió fue el Gregorio XII, en 1415 como parte de un acuerdo para finalizar el Gran Cisma de Occidente entre varios papas que se disputaron la autoridad pontificia.