Evo Morales ha sido presidente de Bolivia desde el 2006. Y el pasado 12 de octubre renovó por tercera vez su cargo. 

El mandatario sudamericano dedicó su “triunfo” a sus compañeros de socialismo: Hugo Chávez y Fidel Castro. 

Pero la oposición no está de acuerdo con la victoria declarada de Morales pues al momento solo se ha hecho el escrutinio de 3 por ciento de las actas. 

La cifra de reelección con el 60 por ciento de los votos se obtuvo de las encuestas de boca de urna. 

“El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia atribuyó hoy (13 de octubre) a supuestas amenazas de hackers y a problemas de logística el retraso en el recuento oficial de los comicios generales”, informó La Nación. 

“Lamento mucho los problemas internos del tribunal, espero que puedan superarse. Sin embargo, aquí no hay fraude, no ha habido ninguna manipulación al tribunal. Cada institución tiene su propia autonomía. La oposición nos acusa falsamente. Es chistoso, por una parte dijeron que iba a haber sorpresas y, por otra, que hay fraude. No hay nada”, comentó el presidente al diario El País. 

Según el TSE se espera que los resultados finales se revelen en aproximadamente 12 días.