A diferencia de la mayoría de los países europeos, la República Checa no tiene una versión de una sola palabra en otros idiomas. El país está a punto de adoptar el nombre Czechia en inglés, Tschechien en alemán, Tchequie en francés y Chequia en español.

Los líderes checos, incluidos el presidente Milos Zeman, el primer ministro Bohuslav Sobotka, los presidentes de ambas Cámaras del Parlamento y los ministros de Exteriores y Defensa se reunieron ayer y aprobaron el nuevo nombre. 

En un comunicado dijeron que “se recomienda utilizar un nombre de una sola palabra en otros idiomas si no es necesario utilizar el nombre formal del país”. Mencionaron como ejemplos los eventos deportivos y la publicidad. 

Para hacerlo oficial, el ministro de Exteriores le pedirá a la ONU que incluya la opción en sus bases de datos. 

Sin embargo, no todos están contentos con la opción de nombre. Algunos críticos dicen que se confundirá con la república rusa de Chechenia. Otros dicen que no representa de forma adecuada dos partes del país históricamente conocidas como Moravia y Silesia, sólo la parte checa, conocida como Bohemia. (AP)