El independentista Quim Torra fue designado por Carles Puigdemont para sucederle en la presidencia de Cataluña.

El diputado Torra, quien no tiene una carrera política amplia, fue elegido mandatario de Cataluña gracias a la abstención de la Candidatura de Unidad Popular, (CUP), que el día de ayer decidió abstenerse en la segunda sesión del debate de conceder la presidencia a Quim.

El presidente de Cataluña será proclamado mandatario con el apoyo de los 66 diputados que integran los partidos políticos Junts per Cataluya y Esquerra Republicana.

Hoy, bastará que Quim obtenga seis votos a favor para poder sustituir oficialmente al exmandatario Puigdemont, quien se encuentra en libertad provisional en Alemania, votos que tendrá garantizados con la abstención de los cuatro diputados de la CUP.


Quim Torra prometió iniciar la redacción de una Constitución catalana

Durante su último discurso, Quim Torra prometió que trabajará sin descanso para lograr La República catalana, para lo que dijo, abrirá un proceso constituyente.

Se comprometió a ser leal al mandato de “construir un Estado independiente en forma de República”, a recuperar algunas leyes suspendidas por la justicia española, a restablecer la red de embajadas clausuradas por Madrid o a iniciar la redacción de una constitución catalana.

Carles Riera, la cara más visible de la CUP en el Parlament, ha venido insistiendo en las últimas semanas que ellos sólo votarían a favor de Carles Puigdemont y que se abstendrían con cualquier otro candidato de Junts per Catalunya.

Torra recabó 66 votos a favor de la formación a la que pertenece, Junts per Cataluya, cuatro abstenciones de la CUP y 65 votos en contra de los partidos constitucionalistas.

De acuerdo al número de votos que Quim recibió ayer, quedó descartada la repetición de las elecciones catalanas, ya que antes del 22 de mayo se habría solicitado el nombramiento de un nuevo Presidente.