WikiLeaks, fundada en 2006 por Julian Assange, publicó documentos clasificados entre 2010 y 2011, en los cuales se incluyeron cables del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Dichos documentos fueron filtrados a la empresa por Chelsea Manning, exanalista de inteligencia del Ejército estadounidense.

La información compartida por Manning a la organización contemplaba documentos clasificados de bases de datos que contienen cerca de 900 mil informes de actividades relacionadas con la guerra en Afganistán, 400 mil informes sobre la guerra en Irak y 250 mil cables del Departamento de Estado.

A partir del 26 de julio de 2010, varios medios publicaron información secreta acerca de la guerra en Afganistán filtrada por Wikileaks, y comenzaron las acusaciones contra Assange, lo que orilló al periodista a establecerse en diversos países, como Australia, Suecia y Reino Unido, al considerar que el Gobierno de Estados Unidos estaba detrás de él.

El 7 de diciembre, en cumplimiento a una orden de aprehensión en su contra emitida en Suecia, el periodista fue detenido por las autoridades londinenses. Sin embargo, la aprehensión no estuvo vinculada a sus actividades relacionadas con la difusión de documentos, sino a dos acusaciones, una por acoso sexual y otra por violación. Fue liberado el 16 de diciembre.

Desde 2012 y hasta 2019, Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres, y recibió la ciudadanía ecuatoriana en enero de 2018.

Inmediatamente después de ser expulsado, Assange fue arrestado por las autoridades británicas por presuntamente violar las normas de su libertad condicional, pese a que en 2017 la Fiscalía sueca anunció el cierre de la investigación en su contra.

Tras el nuevo arresto, por el que el activista permanece en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, fiscales estadounidenses presentaron cargos por conspiración contra el activista, y posteriormente, Estados Unidos envió una solicitud de extradición al Reino Unido en 2020, no obstante, esta quedó en pausa por la pandemia de COVID-19. En enero de 2021, las autoridades británicas decidieron no extraditar a Julian Assange.

También puedes leer: AMLO exige terminar con espionaje y pide liberación de Julian Assange en la mañanera