El presidente de Rusia, Vladimir Putin, habló sobre el posible uso de su arsenal nuclear y declaró una “movilización” de civiles, convocando a 300 mil reservistas para impulsar la guerra en Ucrania.

“Aquellos que intentan chantajearnos con armas nucleares deben saber que los vientos predominantes pueden girar en su dirección” dijo y describió la guerra como una lucha a muerte con Estados Unidos y sus aliados.

Asimismo, expresó que Occidente ha demostrado que su objetivo es destruir el país y que “ha tratado de convertir al pueblo de Ucrania en carne de cañón”.

Putin hace advertencias sobre guerra nuclear

Putin también renovó sus advertencias sobre una amenaza nuclear y enfatizó que Rusia tiene acceso a “diversos medios de destrucción“.

“Cuando la integridad territorial de nuestro país se vea amenazada, sin duda utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo”, dijo en un discurso nacional televisado este miércoles.

Lee también: Presidente de Alemania condena ataques de Rusia: “Es una brutal violación de las normas”

Sobre la convocatoria que hizo Putin a civiles, el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, dijo a la televisión estatal que los reservistas no serían convocados inmediatamente.

La orden se aplica sólo a aquellos con experiencia militar y no afectaría a los estudiantes u otras personas que no hayan servido previamente en el ejército, dijo.

En las últimas semanas, Ucrania ha recuperado más del 10 por ciento del territorio que Rusia controlaba.

Biden y China responden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, respondió hoy a las advertencias de su homólogo ruso, Vladímir Putin, y subrayó que “una guerra nuclear no puede ganarse y nunca debe lucharse”.

Y acusó a Putin de hacer “amenazas irresponsables sobre el uso de armas nucleares”,

China, por su parte, ha pedido “diálogo” y apoyar “cualquier esfuerzo” que conduzca a un alto el fuego en Ucrania.

“Hay que apoyar todo esfuerzo conducente a una resolución pacífica a esta crisis”, respondió escuetamente el portavoz del Ministerio de Exteriores Wang Wenbin ante una pregunta sobre la movilización.