El presidente de Rusia, Vladimir Putin, celebró el domingo el aniversario de la II Guerra Mundial en Europa con un discurso en el que alertó de que las creencias nazis siguen teniendo fuerza.

En declaraciones ante el desfile militar anual en la Plaza Roja de Moscú, Putin condenó “los intentos de reescribir la historia, de justificar a traidores y criminales con las manos manchadas por la sangre de cientos de miles de personas pacíficas”.

“Por desgracia, de nuevo se intenta poner en servicio muchas de las ideologías de los nazis, que estaban obsesionados con la teoría delirante de su exclusivismo”, dijo sin concretar más.

También lee: México invita al gobierno de Putin a participar en las fiestas patrias de septiembre

El desfile, que apenas varía en su formato de año a año, incluía más de 190 vehículos militares que recorrían la plaza, desde el emblemático tanque T-34 de la II Guerra Mundial al voluminoso vehículo de ocho ejes que sirve como plataforma de lanzamiento para los misiles balísticos intercontinentales Yars.

El aniversario de la derrota de la Alemania nazi, conocido como Día de la Victoria en Rusia, es el feriado secular más importante del país y conmemora las hazañas bélicas del Ejército Rojo y el gran sufrimiento de los civiles. Se estima que unos 27 millones de civiles y soldados soviéticos murieron en la guerra.