Dos de las tres feministas que en 2012 fueron encarceladas por interpretar la canción “Virgen María, ¡líbranos de Putin!” en la catedral de la capital rusa, podrían ocupar un curul en el parlamento moscovita en un futuro cercano. 

“No estuvimos en la cárcel durante 26 años y, a diferencia de Nelson Mandela, no creo nos postulemos a la presidencia, pero al gobierno de la ciudad de Moscú, sí, eso vale la pena intentarlo”, dijo en Berlín Nadia Tolokonnikov, refiriéndose a su intención y a la de Maria Alekhina.

La declaración surge a días de que participaron en un concierto organizado por Amnistía Internacional en Nueva York, donde denunciaron violaciones a los derechos humanos en su país natal y exigieron “una Rusia sin Putin”. Asimismo, fueron recibidas por “su admirador”, el alcade Bill de Blasio.