Se cree que el extesorero, sintiéndose dolido por haber sido ‘abandonado’ por su partido, revelará información clave

En el Estado español el escándalo de corrupción que se destapó a principios de año –ver el artículo de Reporte Indigo “Destapan la cloaca”– arroja cada día multitud de nuevos capítulos.

Tantos, que es difícil hacer una síntesis ordenada de todos los anuncios que se producen cada día en los principales medios de comunicación del país.

Entre los principales acontecimientos recientes destaca el de que el extesorero del partido gobernante, el Partido Popular, que repartió sobresueldos a toda la cúpula de la formación por años, está ahora en prisión.

Y, desde la cárcel de Soto del Real, los rumores que circulan son que el extesorero, habiéndose sentido abandonado por el partido del que formaba parte, va a cantar y a confirmar datos que podrían incluso provocar o forzar la renuncia del gobierno.

Esa es la opinión de Miguel Durán, el abogado número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, quien señaló que la contabilidad del PP que publicaron El País y El Mundo es original, que “puede haber más y puede hacer caer al gobierno”.

En declaraciones recogidas por eldiario.es, Miguel Durán afirmó que “Bárcenas se ha ratificado en todas las acusaciones que ha hecho hasta ahora y tiene suficiente información para hacer caer al Gobierno actual. El motivo por el que no lo dijo cuando declaró ante el juez es que ha estado muy presionado a la hora de ratificar los papeles”.

Según eldiario.es, Durán también dio a entender que el extesorero se siente “maltratado por su gente y enfadado por las declaraciones de María Dolores de Cospedal”.

Bárcenas entro en la cárcel el 27 de junio después de que el juez Ruz ordenó la prisión incondicional, sin posibilidad de pagar una fianza. Según reportó El País, fue encarcelado ante el riesgo de fuga y para que no pudiera “manipular, destruir o construir pruebas del procedimiento en el que está imputado por blanqueo de dinero, fraude fiscal, falsedad de documentos y estafa procesal”, explicó el diario.

En principio, la decisión del juez Ruz, no fue tomada por la trama de los sobresueldos, conocida popularmente como “la de los sobres”. 

Según El País, el juez Ruz habría tomado esa decisión después de dos horas de declaración en las que el acusado sólo ofreció una explicación “parcial, inconsistente y manifiestamente insuficiente” sobre los trasvases de dinero desde sus cuentas suizas después del estallido de la trama Gürtel en febrero de 2009.

Además de esto, porque su respuesta ante el descubrimiento de que había echo un viaje a Argentina de sólo 14 horas cuatro días antes de que presentaron la documentación con la que trató de justificar un ingreso de su esposa de 560 mil euros fue “vaga”. 

El caso Gürtel denomina a una investigación que inició hace cuatro años sobre otra red de corrupción vinculada también al Partido Popular.

Lo que están revelando las recientes investigaciones es que la trama de “los sobres” estaría relacionada con la Gürtel, por lo que las dimensiones de los escándalos de corrupción se van haciendo más grande con cada nuevo hallazgo.

Filtración Anonymous

Y como esta historia –propia de serie de televisión pero muy real porque además ya se sabe que la realidad supera a la ficción– es tan completa, no podía faltar tampoco Anonymous, eso desconocidos que cada cierto tiempo sorprenden haciendo su labor de forma muy efectiva y satisfaciendo las demandas de las legiones que conforman las mayorías. 

Al menos así fue en este caso, cuando según reportó el periódico Diagonal, la red ciberactivista Anonymous subió el lunes por la mañana al servidor Anonyourvoice el contenido íntegro de las cuentas oficiales del Partido Popular de los ejercicios correspondientes a los años comprendidos entre 1990 y 2011.

Al contenido le acompañaba un breve lema: “Cables contables. PPgoteras Lo que debería ser público, será público”.

Aprovechando la posibilidad de acceder a dicha información, Diagonal habilitó una página de edición abierta para facilitar un análisis colaborativo.

En las primeras observaciones se pudo comprobar que ni siquiera los datos ofrecidos por el propio partido sobre su contabilidad A –la oficial– eran ciertos.

Se acabaron las excusas

Pero por si esto no fuera suficiente, si alguien aún tuviera dudas de que la veracidad de las fotocopias de la contabilidad B a las que tuvo acceso El País –de las cuales un peritaje confirmó su originalidad–; de los datos y detalles que han ido filtrando algunos medios, principalmente El País y El Mundo; o de los documentos hackeados por Anonymous; Pedro J. Ramírez, el director de El Mundo, publicó el domingo otra bomba informativa tras haberse reunido con Luis Bárcenas pocos días antes de que éste ingresara a prisión.

A esa exclusiva puede accederse googleando “Cuatro horas con Bárcenas” y registrándose en Orbyt.

Pero lo principal de ese artículo ya ha sido ampliamente difundido: el extesorero afirma que el PP se financió de forma ilegal durante al menos los últimos 20 años y que el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, no está exento de responsabilidades, pues habría cobrado sobresueldos cuando era ministro, entre otras cosas.

En las protestas que se convocaron el mismo día que Anonymous filtró la contabilidad del partido, se pidió la dimisión del presidente del gobierno, al que se calificó, entre otros adjetivos no menos suaves, de delincuente. 

Mientras tanto, según reportó El Huffington Post, el Partido Popular ha rechazado permitir al presidente del Ejecutivo comparecer en las Cortes para dar explicaciones. Y, así, escondiéndose, pasan los días sin que nada pase. Hasta que, quién sabe, quizás aparezca de nuevo por una pantalla de plasma para responder con más evasivas. ¿Qué más necesita España para que el presidente dimita?

Extracto del artículo de Pedro J. Ramírez

El diario El Mundo publicó en abierto parte del texto de su director sobre la conversación que mantuvo con Bárcenas. Es el fragmento que aquí reproducimos

“Luis Bárcenas me explicó que durante al menos los últimos 20 años el PP ha estado financiándose de forma ilegal, recibiendo donaciones en metálico de constructores y otros empresarios que a su vez obtenían adjudicaciones o contratos de las administraciones gobernadas por el partido.

El modus operandi comenzaba de forma muy similar a la descrita por Casimiro García-Abadillo el 4 de febrero en El Mundo, (…). El dinero se entregaba en bolsas, maletines o maletas en el despacho del tesorero Álvaro Lapuerta en la calle Génova y en presencia de Bárcenas, en calidad de gerente. Ambos contaban los billetes y los metían en la caja fuerte, bromeando a menudo sobre si se fiaban el uno del otro o no. Cuando el donante abandonaba el despacho, Lapuerta extraía de la cartera de mano una tarjeta de visita y en el reverso escribía con letra diminuta el nombre y la cuantía de la entrega. Bárcenas hacía otro tanto en un libro de caja (…). Parte del dinero entregado se ingresaba en las cuentas bancarias del partido, parte se destinaba a pagar en negro el sobrecoste de las campañas electorales para eludir la fiscalización del Tribunal de Cuentas y otra parte se quedaba en la caja fuerte (…) . Según Bárcenas, el principal y más recurrente era el pago trimestral de sobresueldos en metálico al presidente, el secretario general y vicesecretarios del partido”.