El presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue sorprendido a su arribo a la Cumbre del G20 en Argentina, con la recepción por casualidad de un “chaleco amarillo“, símbolo de la oposición al “gasolinazo” que incendió a su país entre protestas en su contra.

Macron observó a un lado y hacia el otro si algún funcionario de Estado lo esperaba para recibirlo en Ezeiza una localidad de Buenos Aires Argentina, pero solo estaban dos empleados del aeropuerto a los que saludó, uno de ellos llevaba un chaleco amarillo.

Desde el pasado 17 de noviembre Macron enfrenta severas protestas tras el anuncio del aumento al precio de las gasolinas o “gasolinazo“, como parte de su nueva estrategia en materia energética que pretende dejar de depender de los precios a nivel internacional.

Lo anterior generó las manifestaciones de los “chalecos amarillos” llamados así porque en Francia los automovilistas están obligados a usar esa prenda, retomada después por todos los manifestantes contra las políticas medioambientales del líder francés que lleva 18 meses en el cargo. 

Las protestas escalaron ayer cuando los opositores depositaron estiércol en la puerta sede del Palacio de Gobierno francés en París con una pala mecánica, pese a esto el Mandatario francés sostuvo su postura de mantener el alza en los combustibles y aunque su popularidad haya descendido a un mínimo de 25 puntos porcentuales.

La vicepresidenta de Argentina, Gabriela Michetti, no llegó a tiempo y se disculpó porque “hubo un error en el protocolo” ante el líder europeo que participará en la cumbre del G20 que se celebrará el próximo viernes y sábado en Buenos Aires. 

TE PUEDE INTERESAR:

MACRON REGAÑA A ADOLESCENTE: “LLÁMAME SEÑOR PRESIDENTE”