Las autoridades de oriente buscan esclarecer lo más posible las verdaderas razones por las que el periodista originario de Arabia Saudí, Jamal Khashoggi, fue asesinado en la embajada de su país en Estambul.

A casi un mes de que el también colaborador del diario estadounidense The Washington Post se le fuera visto por última vez en dicho consulado, el pasado 2 de octubre, el procurador de Arabia, Saud al-Mojeb, salió de su país para arribar a Turquía este domingo.

El gobierno de Turquía informó que Mojeb los visitará con el objetivo de analizar los hallazgos más recientes de los investigadores turcos, quienes la semana pasada aseguraron que el asesinato de Khashoggi fue un acto planeado.

Las declaraciones turcas se confirmaron luego de que fuera el mismo presidente de ese país, Recep Tayyip Erdogan, quien compareciera el pasado 23 de octubre ante el Parlamento de Ankara y diera a conocer lo que él sabía respecto a la muerte de Jamal.

De acuerdo con Erdogan, desde el 28 de septiembre pasado, 15 agentes saudíes viajaron a Estambul para planear el asesinato de Jamal Khashoggi, un crítico del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, y a quien se le señala como el principal culpable de la muerte del periodista.

“El crimen fue doloroso para todos los saudíes (…) Se llevará este crimen ante la justicia”, ha asegurado, por su parte, el príncipe.

Además, el procurador cuestionará al gobierno turco sobre la extradición de 18 presuntos sospechosos saudíes por haberse involucrado en el asesinato de Khashoggi.

En ese sentido, el Ministro de Exteriores de Arabia Saudí afirmó que en su capital, Riad, se planea juzgar a los presuntos culpables del asesinato del periodista, un acto que se espera, pueda realizarse con la presencia del procurador Saud al-Mojeb.

La investigación respecto a los presuntos culpables se realizará en territorio turco, así como sentencia con la que se les podría castigar.