El príncipe Harry dio de qué hablar durante la semana luego de confesar que hubo una etapa en su vida en la que bebía alcohol y consumía drogas para evadir el dolor que sentía por la muerte de su mamá la princesa Diana.

Harry habló sobre su salud mental con Oprah Winfrey, en una amplia entrevista para su serie documental de Apple TV + titulada “The Me You Can’t See” (“El yo que no pueden ver”) que tiene como objetivo eliminar el estigma en torno al tema.

El hijo menor de Diana y Carlos dijo que bebió mucho, consumió drogas y tuvo ataques de pánico mientras luchaba por hacer frente a las presiones de la vida real a finales de sus 20 y principios de los 30.

El príncipe también habló de la falta de empatía de su familia con él y con su esposa Meghan Markle.

“Pensaba que mi familia me ayudaría, pero todas las demandas, los pedidos, las señales hallaron un silencio o una indiferencia total”, dijo el príncipe Harry.

El príncipe narra que cuando era más joven su padre les decía a William y a él: “fue así para mí, así que será la misma cosa para ustedes”, relata Harry de 36 años, sobre la agresividad de los tabloides británicos que se frotan las manos con los rumores y escándalos de la familia real.

Puedes leer: El príncipe Harry y Meghan renunciarán a sus títulos nobiliarios

“No tiene ningún sentido. No es porque has sufrido que tus hijos deben sufrir también. Debería ser incluso lo contrario. Haz todo lo que puedas para transformar en algo positivo las malas experiencias que has vivido”, detalló.

Harry y su miedo a perder a Meghan

Harry habló sobre el miedo de perder también a su esposa Meghan y esa que fue una de las razones por las que la pareja renunció a sus deberes reales y se mudó a California el año pasado.

“Mi madre fue acosada hasta su muerte cuando estaba en una relación con alguien que no era blanco, y ahora mira lo que pasó. ¿Estamos hablando de que la historia se repite? No se detendrán hasta que ella muera”, dijo Harry.

La princesa Diana murió en 1997 a los 36 años en un accidente automovilístico en París después de que el auto en el que viajaba con su novio, el egipcio Dodi Al-Fayed, fuera perseguido por los paparazzi. Harry tenía 12 años.