Jesús Carlos Ortega Urrea es el primer sentenciado a muerte en China, tras ser señalado por producir drogas sintéticas en una granja en Chenzhou, provincia de Hunan.

El mexicano fue capturado en el año 2012 y fue hasta el pasado 2 de diciembre que le dictaron por sentencia la pena capital. La captura fue realizada tras una redada donde fueron decomisadas más de una tonelada de metanfetamina y cafeína de un laboratorio clandestino de drogas sintéticas.

Te puede interesar: EL MAYOR CASO DE COCAÍNA EN NUEVA ZELANDA HA SIDO OBRA DE UN MEXICANO

De acuerdo con fuentes locales, las drogas serían distribuidas en Japón, Australia e Indonesia así como en diversas regiones de China. La incautación fue señalada como el mayor golpe al narcotráfico en la República Popular de China desde 1949.

En el país asiático, la pena de muerte es aplicada a casos de asesinato agravado o tráfico de drogas a gran escala y no se puede sentenciar a personas menores de 18 años; los métodos que usan son la inyección letal y el fusilamiento con un disparo único realizado con fusil de asalto.

En los últimos 5 años, la SRE ha atendido 543 casos de pena de muerte para mexicanos en diversos países del mundo, de los cuales, en 186 se ha logrado revertir la sentencia.

Relacionado: LOS MEXICANOS QUE SE SALVARON DE SER EJECUTADOS EN EU