El periodista, escritor y politólogo Carlos Alvarado se convirtió a sus 38 años en uno de los presidentes más jóvenes en la historia de Costa Rica. El mandatario llegó al poder tras ganar la segunda vuelta electoral contra el evangélico Fabricio Alvarado.

El presidente electo era el candidato del centroizquierdista y oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC). El nuevo líder ganó la segunda vuelta con el 60.7 por ciento de los votos, contra el 39.3 por ciento de su rival. Los comicios estuvieron marcados por un debate religioso y un llamado explícito de Fabricio Alvarado por meter a Dios en la política.

“Esta elección nos ha confrontado como un espejo como país y hemos visto un país diverso, con desigualdades, que necesita trabajar para llevar oportunidades a todas sus zonas y yo tengo un compromiso de que como primer servidor de este país mi deber será unir a esta república”, aseguró el mandatario después de su triunfo en las urnas.

60.7%

De votos obtuvo Carlos Alvarado en los comicios

El presidente electo prometió durante su primer discurso un gobierno nacional que afronte problemas como la pobreza, el déficit fiscal, la infraestructura y el transporte público.

Al contrario de su contrincante, el próximo jefe de Estado está a favor de los derechos de la población sexualmente diversa, las uniones homosexuales y la fecundación in vitro.

En mayo de 2014, Alvarado lideró el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) con el rango de ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social. En esta dependencia trabajó de lleno con poblaciones vulnerabilizadas, en especial con la población en pobreza extrema.

A lo largo de su administración creó muchas estrategias para medir y disminuir la precarización en los costarricenses.

Su mayor logro en la función pública es haber impulsado Puente al Desarrollo, un programa que redujo la pobreza en dos puntos porcentuales con una atención personalizada y directa a las familias.

Alvarado mencionó en un texto que publicó en la plataforma Medium que es graduado en periodismo y Ciencias Políticas por la Universidad de Costa Rica.

En 2008, ganó la beca Chevening del Consejo Británico y gracias a ella estudió el posgrado en Estudios para el Desarrollo en la Universidad de Sussex, Inglaterra, específicamente en el Institute of Development Studies.

El nuevo presidente de Costa Rica también publicó tres novelas: La historia de Cornelius Brown (2006), Las Posesiones (2011) y Temporada en Brighton (2015). Por el primer libro obtuvo en 2006 el premio Joven Creación de la Editorial Costa Rica.

El próximo jefe de Estado costarricense militó en el PAC desde 2002. Fue jefe de despacho del diputado Alberto Salom Echeverría en el 2006 y laboró como asesor para la campaña presidencial de Ottón Solís Fallas en 2009.

Vivió 3 años en Panamá, donde trabajó para una empresa trasnacional diseñando y ejecutando iniciativas comerciales para América Latina. Al regresar a Costa Rica, fue director de comunicación de la campaña de Luis Guillermo Solís Rivera, a quien sustituirá en la presidencia del país.

El presidente obtuvo visibilidad a nivel nacional gracias a su desempeño frente al ministerio del Trabajo en la administración saliente, no obstante, eso lo hizo formar parte de un gobierno marcado por casos de corrupción como el llamado “cementazo”, escándalo político donde se cuestiona un préstamo millonario por parte del Banco de Costa Rica al empresario constructor Juan Carlos Bolaños en condiciones irregulares.

El actual presidente Luis Guillermo Solís dejará el cargo el 8 de mayo para ceder el paso a Alvarado.