El ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, pidió al pueblo el miércoles que estuviera preparado para la posible ausencia del presidente Hugo Chávez en su toma de posesión el 10 de enero, después de la compleja operación a la que fue sometido, la cuarta desde que se le diagnosticó el cáncer.

Maduro, que se presentó por televisión flanqueado por Villegas, además del presidente de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Diosdado Cabello y otros altos funcionarios en una muestra de unidad del gobierno, dijo, con gesto adusto, que la operación a la que fue sometido Chávez, de 58 años, esta semana fue “compleja y dura”, como lo será el proceso postoperatorio.

A la misma eventualidad –la ausencia prolongada de Chávez– se refirió un aliado suyo, el presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien dijo en conferencia de prensa en Quito: “El comandante Chávez es muy importante para América Latina, pero si no puede permanecer al frente de Venezuela, los procesos de cambio tienen que continuar”.

Después, Villegas anunció al país que el parte médico indica que Chávez “se encuentra en condiciones estables, en su proceso evolutivo”.

“Confiamos en la fortaleza física y espiritual del comandante Hugo Chávez y en el tratamiento médico”, señala el comunicado en el que se refiere que el gobernante se encuentra en La Habana con sus familiares más cercanos.

Maduro añadió que “(Chávez) fue muy claro al plantearnos la necesidad de que nuestro pueblo lo acompañe en su proceso de tratamiento pero también que nuestro pueblo esté serenamente preparado para enfrentar estos días duros, complejos y difíciles que nos va a tocar vivir, escenarios difíciles que sólo pueden ser enfrentados con la unidad del pueblo, con la unidad de los humildes, a nombre de las inmensas fuerzas sociales de esta revolución”.