Horas después de que se registrara un tiroteo en un almacén de FedEx ubicado en Indianápolis, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta, Kamala Harris, lamentaron la noticia.

A través de un comunicado, el líder demócrata destacó que, debido al incidente y a las ocho muertes suscitadas, se bajará la bandera de Estados Unidos a media asta en la Casa Blanca, en edificios públicos, puestos militares, oficinas consulares y otras instalaciones en el extranjero.

Por decreto del presidente, las banderas estarán a media asta hasta el próximo 20 de abril.

Para más información: Tiroteo en centro de FedEx en Indiana deja ocho personas muertas; el agresor se suicidó

Con el registro de este tiroteo, Joe Biden destacó que la violencia armada es una epidemia en su país; sin embargo, enfatizó que no deben aceptarlo, sino actuar para acabar con esto, con algo que ya es casi normal en EU.

“Demasiados estadounidenses mueren todos los días a causa de la violencia armada. Mancha nuestro carácter y traspasa el alma misma de nuestra nación”, apuntó.

Asimismo, recordó que era lamentable que este incidente se haya llevado a cabo a sólo un par de días de emitir un discurso en el Rose Garden sobre sus acciones en favor del control de armas de fuego.

Hace dos semanas, el presidente pidió al Departamento de Justicia que protegiera mejor a los estadounidenses de la violencia con armas. También instó al Congreso a escuchar el llamado del pueblo estadounidense, incluida la gran mayoría de los propietarios de armas, para promulgar una legislación de sentido común para la prevención de la violencia con arma de fuego, como verificadores de antecedentes universales y la prohibición de armas de guerra y cargadores de alta capacidad.