El martes son las elecciones en Estados Unidos (EU), en las que compite el actual presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden.

Además, se renueva la Cámara de Representantes y de un tercio del Senado, se escogen gobernadores en once estados y una larga lista de cargos públicos estatales, condales y locales.

En Estados Unidos las elecciones para elegir a un presidente son indirectos, es decir, que algunos territorios ‘valen’ más que otros.

Los ciudadanos participan en las elecciones presidenciales en los centros de votación o por correo, el ganador en EU no es el candidato que más votos populares recibe, sino quien gane el Colegio Electoral.


El candidato debe conseguir al menos 270 de los 538 votos del Colegio Electoral

Cada estado tiene un determinado número de votos en función de su población, y el aspirante que consiga mayor número de sufragios populares en ese territorio se lleva todos esos votos electorales.

El estado que más votos electorales aporta es California, con 55, y los más chicos otorgan tres.

Lee: La recta final de la carrera entre Biden y Trump

Tras la votación popular, se hace el recuento de papeletas por estado. En 48 de ellos y en Washington DC el candidato que alcanza el mayor número de votos se lleva todos los electores que corresponden a ese estado.

Si ningún candidato obtuviera la mayoría de los votos electorales, la Cámara de Representantes se encargaría de elegir al presidente y el Senado al vicepresidente.

Biden lidera las encuestas

A dos días de las elecciones, Joe Biden lidera las proyecciones de intención de voto. El 52% de las personas que irían a votar —o que ya lo hicieron de forma anticipada— dice que lo hará por el ex vicepresidente, frente a un 43% que se inclina por Trump, según una encuesta realizada por el sitio especializado FiveThirtyEight.

La ventaja, de nueve puntos, es más del doble de la que tenía Clinton sobre el actual mandatario en 2016 (45,5% a 41,7%).

Sin embargo, las encuestas están en la mira desde hace cuatro años con el triunfo de Donald Trump ante Hillary Clinton. Pese a que en el voto popular se impuso Clinton por 48,2% a 46,1%, en el Colegio Electoral perdió por 304 a 227.

Estados con mayor peso en EU 

Debido a que algunos estados tienen una trayectoria con preferencias hacia una corriente demócrata o republicana, la atención se centra en aquellos en los que no está tan claro quién puede ganar.

De acuerdo con AFP, las elecciones presidenciales del martes en EU se decidirán en seis estados claves en los que el presidente republicano, Donald Trump, se impuso en 2016.

Te recomendamos: Donald Trump admite tener presión de perder la elección contra Joe Biden

Florida, con 29 votos electorales, es el estado que concede o entierra candidatos. Según las últimas encuestas es territorio muy disputado, donde ni de Biden ni de Trump tienen un clara ventaja.

El diario The New York Times estima que el ganador se llevará la victoria aquí por tan solo 1 o 2 puntos porcentuales.

Los encuestadores coinciden en que Trump necesita Florida para ganar las elecciones. Si lo pierde, sus posibilidades de mantener la Casa Blanca se reducen a un 1%, señalan estimaciones del portal especializado FiveThirtyEight.

El estado natal de Biden es el de más peso electoral en el Cinturón del Óxido, una región del centro-norte del país marcada por el declive industrial en la última década.

Se prevé que las grandes ciudades de Pensilvania votarán seguramente por Biden, mientras que se espera que el oeste rural y el centro conservador apoyen a Trump

Mientras que Arizona ha sido un estado republicano durante décadas, pero su electorado está cambiando, con una comunidad latina en crecimiento y una afluencia de californianos progresistas.

En las pasadas elecciones de 2016, Trump aseguró la victoria al ganar en los estados de Florida, Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte, Wisconsin y Arizona, cuatro de los cuales habían votado al demócrata Barack Obama en 2012.