LIMA (AP) — Los legisladores peruanos destituyeron el lunes al presidente Martín Vizcarra por “incapacidad moral permanente” y lo acusaron de recibir sobornos, en un hecho que no ocurría hace dos décadas.

Con 105 votos a favor de la vacancia, 19 en contra y 4 abstenciones, el Congreso -elegido en enero para reemplazar al disuelto por Vizcarra en septiembre de 2019- sacó del poder al mandatario.

En medio de la pandemia del nuevo coronavirus, los parlamentarios acusan a Vizcarra de recibir más de 630.000 dólares en sobornos por dos obras de infraestructura licitadas cuando Vizcarra era gobernador regional entre 2011 y 2014.

Lee: Autorizan investigar supuestas irregularidades en elección presidencial Trump Vs. Biden

Cecilia García, del partido Podemos Perú, indicó que Vizcarra mentía “por salvar su pellejo” y que una “persona mentirosa… no merece ni siquiera recibir la bendición de cada luz del amanecer”.


Erwin Tito, del partido Fuerza Popular que dirige la opositora Keiko Fujimori, comentó que el gobierno administró la pandemia de forma “genocida” con hospitales sin infraestructura, poco oxígeno y escasos medicamentos. “Mi voto será a favor de la vacancia”, dijo.

Otros como Francisco Sagasti, del centrista Partido Morado, indicó que las acusaciones de corrupción sobre Vizcarra “deben verse al término de su mandato y las acusaciones contra los congresistas deben seguir su curso establecido…pero que sea una administración justa”.

Más temprano, Vizcarra dijo en el Congreso que un nuevo pedido de destitución en su contra está basado en declaraciones no corroboradas y que su salida podría llevar al caos a Perú.

Vizcarra se defendió en un discurso de casi una hora y entre abucheos les recordó a 68 de los 130 parlamentarios que también afrontan acusaciones por diversos delitos ante la fiscalía. “¿Tendrían también que dejar sus cargos por ello? ¿Sin que la investigación fiscal haya sido concluida?”, les dijo.