Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, prometió una transición tranquila hacia el segundo mandato de Donald Trump, pese a que por los resultados electorales sería Joe Biden quien encabece el gobierno desde 2021 y por los siguientes cuatro años.

Pompeo insistió en que será Trump quien asuma la presidencia durante los próximos cuatro años, lleva a cabo un segundo mandato.

“Habrá una transición tranquila hacia un segundo gobierno de Trump”, afirmó el secretario en una conferencia de Prensa.

Los resultados actualmente continúan favoreciendo a Biden, quien sería el virtual presidente electo de Estados Unidos.

Sin embargo, ni Trump ni su equipo quitan el dedo del renglón, pues insisten en que Trump será presidente por otros cuatro años, pues planean apelar los resultados de la elección del pasado 3 de noviembre.

Pompeo mencionó que esta al lado del presidente cuando vuelva a asumir el cargo el 20 de enero de 2021 y por la tarde de ese día siga ocupando el despacho oval.

TE SUGERIMOS: ¿PUEDE DONALD TRUMP RECUPERAR LA PRESIDENCIA EN 2024?

“El mundo debe tener plena confianza en que la transición necesaria para que el Departamento de Estado esté efectivamente operativo hoy, y efectivamente operativo con el presidente que estará en el cargo el 20 de enero por la tarde, sería una transición exitosa”, mencionó.

Pese a que varios líderes mundiales, incluidos aliados de Estados Unidos en el mundo, han felicitado a Biden por imponerse ante el actual presidente, Trump insiste en negar su derrota, alegando un gran fraude electoral, pidiendo un recuento pormenorizado de los votos y promoviendo acciones legales.

Ante la pregunta de sí EU aún podía exigir elecciones libres en el mundo, Pompeo se molestó y dijo que la pregunta era ridícula.

“Este departamento se preocupa profundamente por asegurarse de que las elecciones en todo el mundo sean seguras, libres y justas, y mis funcionarios arriesgan sus vidas apara garantizar que eso suceda”, afirmó.

Hasta el momento el equipo de Trump mantiene una la transición bloqueada para el equipo de Joe Biden, pues Emily Murphy, directora de la Administración de Servicios Generales (GSA), que se encarga de hacer este proceso armónico, no hay declarado la legalidad de la virtual presidencia de Biden.