El programa de vacunación contra el COVID-19 en Estados Unidos podría comenzar en los primeros días de diciembre, informaron autoridades sanitarias de este país.

“Nuestro plan es poder enviar las vacunas a los sitios de vacunación dentro de las 24 horas posteriores a la aprobación” por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), dijo Moncef Slaoui a CNN.

Según los informes, los asesores de la FDA se reunirán del 8 al 10 de diciembre para discutir la aprobación de las vacunas.

El general Gustave Perna, del programa de vacunación Warp Speed (velocidad de la luz) contra COVID-19 del gobierno estadounidense, indicó que hay unas 40 millones de dosis listas para distribuir rápidamente si la Administración de Alimentos y Drogas otorga la autorización de emergencia.

El funcionario declaró a la cadena ABC que los estados decidirán, con orientación de la FDA y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, quiénes serán los primeros en recibir la vacuna.

Lee: Pfizer solicita autorización de emergencia para su vacuna contra COVID-19 en EU

Los primeros en recibir la vacuna serán previsiblemente los trabajadores de la salud y las personas más vulnerables.

Los expertos dicen que la distribución al público en general no comenzará antes de abril o mayo y se espera que para estas fechas el país logre una inmunidad colectiva.

G-20 y la vacuna

En la cumbre del Grupo de las 20 principales economías del mundo que inició el sábado, se hizo un llamado a los gobernantes más poderosos del mundo a trazar una estrategia conjunta para avanzar en combatir la pandemia.

“Tenemos el deber de salirle al paso a este desafío juntos durante esta cumbre y ofrecer un fuerte mensaje de esperanza y tranquilidad”, expresó en su discurso de inauguración el rey Salman de Arabia Saudí, país que es anfitrión del evento y que este año asumió la presidencia del G20.

Si bien los países del G20 han contribuido con miles de millones de dólares para el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, también se han centrado principalmente en garantizar su propio suministro de vacunas.

Países como Gran Bretaña, Francia y Alemania —todos estados miembros del G20 — han negociado directamente con las compañías farmacéuticas para que les entreguen millones de dosis, lo cual significa que la vasta mayoría de la oferta mundial de vacunas del año entrante ya está reservada.


El COVID-19 ha cobrado más de 1.37 millones de vidas en el mundo

Un día antes de la cumbre, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que no obstante se han invertido 10.000 millones de dólares para desarrollar vacunas, diagnósticos y terapias, se necesitan otros 28.000 millones para la fabricación, adquisición y entrega, todo a gran escala, de las vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo.

Guterres propuso que más naciones del G20 se sumen a COVAX, una iniciativa internacional para distribuir en el mundo las vacunas contra el COVID-19. Estados Unidos declinó sumarse bajo el gobierno de Trump.

Te recomendamos: UE podría autorizar dos vacunas contra COVID para fin de año