Las FARC exhortaron al gobierno colombiano ayer a legalizar los cultivos de marihuana, amapola y hoja de coca, así como el consumo de drogas derivadas, en el marco de un reordenamiento del uso de la tierra y para beneficio de los campesinos.

Los rebeldes presentaron la propuesta a los delegados del presidente Juan Manuel Santos, con quienes sostienen un diálogo cuya intención es llevar la paz a la nación.

“Legalizar el consumo acompañado siempre de una fuerte educación a la juventud… como se legalizó en el pasado el uso del tabaco y del alcohol, se puede hacer con la cocaína”, dijo el comandante rebelde Iván Márquez, que encabeza por la parte guerrillera las conversaciones en Cuba.

Además, comentó Márquez, habrá que resolver un aspecto distinto de “este problema que es el de los campesinos que por necesidades económicas han tenido que verse forzados al cultivo de la hoja de coca” y que actualmente está penalizado, aunque el consumo personal o posesión de cocaína está permitido con algunas limitaciones en Colombia.

Los rebeldes piden además el cese de las aspersiones áreas –por su impacto ambiental–, un control del uso de aguas y explotación minera, el desestímulo de la ganadería extensiva, el respeto a las comunidades locales y un Consejo Nacional de Tierra. (AP)