NUEVA YORK (AP) — Pfizer anunció que está estudiando la posibilidad de aplicar una tercera dosis de su vacuna contra el COVID-19 como parte de una estrategia de protección contra versiones mutantes del coronavirus.

Las autoridades de salud dicen que las vacunas de primera generación aún protegen contra las variantes que aparecen en distintas partes del mundo, pero los fabricantes empiezan a prepararse en caso de que aparezca una mutación resistente a las vacunas.

“Si bien no hemos visto ninguna evidencia de que las variantes circulantes resulten en una pérdida de la protección proporcionada por nuestra vacuna, estamos dando múltiples pasos para actuar con decisión y estar preparados en caso de que una cepa se vuelva resistente a la protección que brinda la vacuna. Este estudio de refuerzo es fundamental para comprender la seguridad de una tercera dosis y la inmunidad contra las cepas circulantes ”, dijo Albert Bourla, presidente y director ejecutivo de Pfizer.


Al mismo tiempo, estamos haciendo las inversiones adecuadas y participando en las conversaciones adecuadas con los reguladores para ayudarnos a posicionarnos para desarrollar y buscar la autorización para una vacuna de ARNm actualizada o un refuerzo si es necesario.

Albert Bourla

Pfizer dijo que ofrecerá una tercera dosis a 144 voluntarios entre los que participaron en los primeros ensayos en Estados Unidos el año pasado. Quiere determinar si una tercera dosis entre seis y 12 meses después de las dos primeras puede activar el sistema inmunitario para rechazar un virus mutante.

Pfizer y su socio alemán, BioNTech, están variando la receta de su vacuna. Están analizando con los reguladores estadounidenses y europeos un estudio para evaluar las dosis actualizadas a fin de enfrentar variantes como la detectada por primera vez en Sudáfrica.

Lee también: Vacuna Pfizer contra COVID puede almacenarse dos semanas sin ultracongelación: estudio