Corea del Norte no ha reportado un solo caso de COVID-19, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS), pese a que en junio se reportó un “grave incidente” relacionado con la pandemia.

En un reporte de monitoreo, la OMS señaló que Corea del Norte realizó 733 reportes en el periodo entre el 4 y el 10 de junio, en ellas, solo se reportó que 149 personas padecían enfermedades similares a la influenza o infecciones respiratorias graves.

Los datos reportados a la OMS llegan después de que los medios estatales informaron el pasado 30 de junio que el líder norcoreano Kim Jong Un reprendió a altos funcionarios por sus fallas en la prevención del coronavirus, lo que provocó una “gran crisis” en el país.

Aunque no se especificó qué error “crucial” provocó que Kim se reuniera con su gabinete, expertos afirman que el país podría estar lidiando con un marcado retroceso en su combate contra la pandemia.

Lee: Corea del Norte y su manejo de la pandemia COVID-19

Incluso la agencia Korean Central News Agency reportó que el partido revocó a un miembro no especificado del influyente presidio del Politburó.

Los expertos dudan de que no se haya registrado ni un solo caso de COVID-19 en el país, dada su deficiente infraestructura sanitaria y que comparten frontera con China.

Además, no hay indicios de que el líder norcoreano Kim Jong Un se haya vacunado contra el COVID-19 o que el país recibiera alguna inoculación del extranjero, según reportaron medios surcoreanos.

COVAX, el programa de la Organización Mundial de la Salud para proveer vacunas a países pobres, anunció en febrero Corea del Norte iba a recibir 1.9 millones de dosis en la primera mitad del año; sin embargo, el envío no se ha concretado y no hay reportes de que el régimen norcoreano haya tratado de conseguir vacunas en otra parte.

Pyongyang ya ha prohibido la entrada de turistas, expulsó a diplomáticos y restringió severamente el tránsito y el comercio transfronterizo.

Autoridades de este país también pidieron a la ciudadanía que se preparen para restricciones prolongadas por el virus.

Todo esto ocurre mientras el gobierno insiste en que ha protegido totalmente a la ciudadanía del COVID-19, una aseveración que ha sido recibida con escepticismo.

Recientemente las autoridades reconocieron que el país pasa por una crisis alimentaria.

Te recomendamos: Reportan explosión en frontera de Corea del Norte con China