El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, mencionó que pese a que es urgente la necesidad de crear una vacuna efectiva contra COVID-19, su existencia no resolverá las causas de la pandemia.

A pesar de celebrar por las noticias en torno a la seguridad y efectividad de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNtech, la cual presentó un 90 por ciento de efectividad, el titular de la OMS expresó que los problemas de fondo que causaron la pandemia no se resolverán con un fármaco.

“Agradecemos las alentadoras noticias sobre la vacuna de Pfizer y BioNTech y saludamos a todos los científicos y socios del planeta que están desarrollando nuevas herramientas seguras y eficaces para vender al COVID-19. El mundo está experimentando una innovación y colaboración científica sin precedentes para poner fin a la pandemia”, afirmó el director de la OMS en Twitter.

Adhanom Ghebreyesus señaló como una de las principales causas de la pandemia, el déficit generalizado de inversión en los sistemas de sanidad.

TE SUGERIMOS: VACUNA CONTRA COVID DE PFIZER ES EFECTIVA 90%: “GRAN DÍA PARA LA CIENCIA Y LA HUMANIDAD”

“Una vacuna no resolverá la subversión global en la salud pública y en sistemas sanitarios fuertes, ni la urgente necesidad de tener un enfoque único que incluya la salud humana, de los animales y del planeta”, aseguró.

Los dichos del director del organismo fueron pronunciados en el marco de la reanudación de su asamblea anual con la participación virtual de ministros y responsables de sanidad de los 194 países que son miembros de la OMS.

El director señaló que no hay vacuna “para la pobreza, el hambre, el cambio climático o la desigualdad”, otras situaciones mundiales señaladas como elementos para que se creara la pandemia mundial.

Además de señalar la interpelación entre las causas de la pandemia, Adhanom Ghebreyesus destacó la necesidad de un cambio de expectativas del mundo frente a la OMS, pues sus recursos financieros no están a la altura de su tarea.

“Nuestro presupuesto anual equivale a lo que el mundo gasta en un día en productos de tabaco. Si el mundo puede gastar ese dinero en productos que matan, seguramente pueden encontrar los fondos y la voluntad política para promover la protección de la gente en el mundo”, dijo.