El periodista ruso Arkady Babchenko, de quien las autoridades habían dado a conocer su asesinato el pasado martes, apareció con vida en una conferencia de prensa ayer en la capital de Ucrania.

Los servicios de seguridad de ese país fueron quienes organizaron la reunión con los medios e informaron que la presunta muerte del reportero fue un montaje para frustrar un plan del Kremlin para asesinarlo.

El comunicador admitió que cooperó durante los últimos dos meses con el Servicio de Seguridad de Ucrania para evitar un atentado de los servicios secretos rusos contra su vida.

Las autoridades ucranianas aseguran que el gobierno ruso pagó 30 mil dólares por su asesinato

Vasili Gritsak, director del Servicio de Seguridad ucraniana, dijo que el autor del presunto asesinato fue detenido.

“Según datos del Servicio de Seguridad de Ucrania, el asesinato de Babchekov fue encargado por los servicios secretos rusos. Contactamos con la gente que tenía esa información, y nos ayudaron a evitar el atentado terrorista”, explicó el director del Servicio de Seguridad.

“Aún sigo vivo, se han quedado con las ganas”, dijo Babhenko tras su sorpresiva aparición.

Gritsakd dijo que se decidió revelar la operación luego de que detuvieron al presunto organizador del atentado contra el periodista, acusado de preparar el asesinato de al menos una treintena de personas en territorio de Ucrania.

Babchenko era un reportero muy crítico del Kremlin y salió de su país en febrero de 2017, tras ser amenazado.

El gobierno ruso ha señalado que los hechos son una maniobra con fines propagandísticos.